MercoPress, in English

Lunes, 24 de enero de 2022 - 17:04 UTC

 

 

No se informaron daños tras erupción de un volcán en las Galápagos

Domingo, 9 de enero de 2022 - 08:53 UTC
El volcán Wolf entró en erupción por última vez en 2015 El volcán Wolf entró en erupción por última vez en 2015

El Instituto Geofísico de Ecuador informó que el volcán Wolf, ubicado en la isla Isabela, el más grande del archipiélago de las Galápagos, entró en erupción en la madrugada del viernes. El volcán, el más alto de las Galápagos, está a unos 100 kilómetros (62 millas) del asentamiento humano más cercano.

Las laderas del volcán también albergan a la iguana rosada, de la cual solo 211 quedaban con vida en Isabela hasta agosto pasado. La isla también alberga otros cuatro volcanes activos.

Según un comunicado del instituto, la erupción se inició a las 2 am hora local, generando una nube de gas y ceniza con una altura variable entre los 1.900 y 3.800 metros. El volcán de 1.707 metros de altura entró en erupción por última vez en mayo de 2015 después de 33 años de inactividad.

Mientras tanto, el Ministerio de Medio Ambiente de Ecuador aún no ha informado sobre los posibles efectos en especies, como iguanas rosadas, iguanas amarillas y tortugas gigantes en las islas.

En un comunicado en Facebook, el Parque Nacional Galápagos dijo que el volcán estaba emitiendo columnas de humo y cenizas de varios miles de metros de altura, que se movían hacia el lado norte de la isla donde no hay personas en riesgo.

El parque nacional envió a un grupo de guardaparques y científicos que trabajaban con iguanas rosadas para comprobar la situación. “El equipo confirmó que el hábitat de estas especies está lejos de la erupción y la zona de impacto, por lo que actualmente no se están considerando medidas de protección adicionales”, se lee en un comunicado.

Ubicadas en el Océano Pacífico, aproximadamente a 1,000 km (600 millas) de la costa de Ecuador, las Islas Galápagos son un área protegida de vida silvestre y hogar de especies únicas de flora y fauna. El archipiélago ganó notoriedad mundial gracias a las observaciones del científico británico Charles Darwin sobre la evolución realizadas allí.

La iguana rosa fue detectada por primera vez por los guardaparques en 1986 y clasificada como una especie separada de otras iguanas terrestres en las Galápagos en 2009, según el Galapagos Conservation Trust (GCT), una organización benéfica registrada en el Reino Unido que trabaja en la conservación de las islas.