MercoPress, in English

Domingo, 22 de mayo de 2022 - 19:51 UTC

 

 

Estación belga en la Antártida afectada por COVID-19

Lunes, 3 de enero de 2022 - 09:52 UTC
La temporada de investigación de la Fundación Polar Internacional de este año ya se ha interrumpido y se han pospuesto dos campañas La temporada de investigación de la Fundación Polar Internacional de este año ya se ha interrumpido y se han pospuesto dos campañas

Aunque el director del proyecto, Joseph Cheek, dijo que la situación “no era dramática”, al menos 16 de los 25 trabajadores de la estación polar Princess Elisabeth de Bélgica dieron positivo por COVID-19 y todo el personal permanecerá aislado hasta el 12 de enero, se informó.

Los casos de SARS-CoV-2 se detectaron por primera vez el 14 de diciembre, pero ello “no ha afectado significativamente nuestro trabajo en la estación en general”, afirmó Cheek.

Los síntomas de los afectados son hasta ahora leves. Toda la dotación de la base está completamente vacunada, lo cual es un requisito previo a la llegada, cuando también se someten a una prueba de PCR.

“Si bien ha sido un inconveniente tener que poner en cuarentena a ciertos miembros del personal que contrajeron el virus, no ha afectado significativamente nuestro trabajo en la estación en general”, dijo Cheek, citado por la BBC, quien agregó que a toda el personal se le había “ofrecido la oportunidad de partir en un vuelo programado el 12 de enero”, pero todos “decidieron quedarse y continuar con su trabajo”.

Según medios belgas, el 14 de diciembre se registró el primer caso positivo en un integrante de un equipo que había llegado una semana antes y cuyo aislamiento se ordenó de inmediato. Sin embargo, después de testear al resto del personal, otros dos miembros resultaron positivos.

El trío fue evacuado el 23 de diciembre, pero la medida resultó insuficiente ya que casi dos tercios del personal estaba contagiado en los días subsiguientes.

Ante esta realidad, el Consejo Estratégico de la Secretaría Polar decidió mantener al personal en la estación científica (salvo que la situación sanitaria empeorara) y prohibió nuevas llegadas o salidas al menos hasta el 12 de enero.

Los infectados son monitoreados por dos médicos de emergencia y el lugar cuenta con el equipo necesario tanto para el tratamiento como para el análisis de las pruebas de PCR.

Además, la temporada de investigación de la Fundación Polar Internacional de este año ya se ha recortado y dos campañas quedaron para otra oportunidad, informó Soir mag. No obstante, los científicos necesitarán una prueba de PCR negativa antes de que se les autorice a abandonar la estación.