MercoPress, in English

Martes, 16 de agosto de 2022 - 01:26 UTC

 

 

Asesinato de ambientalista chilena desata reacción de partidos de izquierda

Viernes, 3 de diciembre de 2021 - 09:25 UTC
“Este crimen no puede quedar impune”, dijo el candidato presidencial Gabriel Boric. “Este crimen no puede quedar impune”, dijo el candidato presidencial Gabriel Boric.

La ambientalista chilena Javiera Rojas fue encontrada muerta en lo que parece ser un caso más de feminicidio, pero que ha desencadenado una serie de condenas por parte de muchos de sus colegas y organizaciones de derechos humanos para crear conciencia sobre la naturaleza de estos crímenes.

“Este crimen no puede quedar impune. Es necesario esclarecer los hechos lo antes posible y determinar las sanciones penales correspondientes”, dijo en Twitter el candidato presidencial de izquierda Gabriel Boric.
Rojas, activista de 43 años, fue encontrada muerta el pasado domingo en un edificio ubicado en la localidad de Calama, en el desierto de Atacama.

“La violencia es permanente en aquellos territorios que son sacrificios para las mujeres, y puede llegar a instancias tan horrendas como la vivida por nuestra pareja, haciendo visible la alianza cruel que existe entre extractivismo y patriarcado”, señaló el grupo ambientalista Movimiento por el Agua y los Territorios (MAT).

El cuerpo de la mujer fue encontrado en un edificio en ruinas, atado y con diversas heridas en su cuerpo, según medios locales. Dos hombres han sido arrestados el lunes, lo que aparentemente significaría que el caso, por brutal o trágico que fuera, está resuelto.

Sin embargo, las diputadas opositoras Catalina Pérez y Marcela Sandoval, quien también se desempeña como presidenta de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja, han anunciado que se involucrarán en el caso y buscarán que se nombre un fiscal especial para la investigación.

La senadora y ex candidata presidencial de centro izquierda Yasna Provoste dijo que la muerte de la activista “debe ser investigada en profundidad y sin demora”.

La ONG Global Witness ha informado que América Latina era la región más mortífera para los defensores del medio ambiente, con 148 de los 212 asesinatos cometidos en todo el mundo contra estos activistas en 2019.

“El asesinato de Javiera Rojas muestra lo peligroso que es ser una defensora del medio ambiente en América Latina. ¡No más defensores del medio ambiente muertos!” Tuiteó la ONG Fundación Glaciares Chilenos.

Uno de los detenidos fue acusado de feminicidio luego de que se determinara que había sido pareja sentimental de Rojas. También está vinculado al caso un ciudadano extranjero que convivió con la pareja.

Entre el 25 y 26 de noviembre, Javiera Rojas, en compañía de su pareja y otro hombre, se dirigió a un edificio de la calle Antofagasta, que, según el fiscal jefe de Calama, Cristián Aliaga, era un local de venta de drogas, según allanamientos policiales previo.

El cuerpo sin vida de Rojas fue descubierto el 28 de noviembre, con las manos y piernas atadas. El principal sospechoso ha sido identificado como “El Romano”, un hombre de 29 años cuyo nombre real se ha mantenido confidencial a solicitud de las autoridades judiciales. Un venezolano de 23 años apodado “El Lucifer” también ha sido arrestado.

Según testigos, El Romano y El Lucifer ataron a la víctima y comenzaron a golpearla luego de una discusión por dinero. Finalmente murió a causa de sus heridas. Su cuerpo fue encontrado “luego de la revelación que uno de los imputados le hizo a un vecino”, según fuentes de la Fiscalía.

Uno de los acusados dio positivo por COVID-19 y el otro es un contacto cercano, por lo que por el momento ninguno de ellos puede ser trasladado a otro lugar de detención.