MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 17:58 UTC

 

 

El candidato pinochetista y el comunista avanzan a segunda vuelta presidencial en Chile

Lunes, 22 de noviembre de 2021 - 10:54 UTC
El 19 de diciembre será una elección “entre la libertad y el comunismo”, advirtió Kast. El 19 de diciembre será una elección “entre la libertad y el comunismo”, advirtió Kast.

José Antonio Kast, el candidato ultraconservador que nunca ha ocultado su admiración por el ex dictador Augusto Pinochet, y el diputado comunista Gabriel Boric avanzaron este domingo a la segunda vuelta presidencial del 19 de diciembre después de que las elecciones salieran sorprendentemente muy de acuerdo con lo que la mayoría de los encuestadores habían previsto.

Kast superó a Boric por 28,52% de los votos contra 24,71%, ambos muy alejados de todos modos de la mayoría absoluta requerida para tener un ganador en la primera vuelta, después de que se contabilizaran el 58,28% de las mesas electorales.

La anitonomía entre Kast y Boric se asemeja a la que atravesó Chile a principios de la década de 1970 cuando el presidente electo democráticamente Salvador Allende (1970-1973) fue derrocado por el golpe de Estado de Pinochet (1973-1990).

Es la primera vez desde el retorno a la democracia en 1990 que ninguno de los partidos tradicionales de centro-izquierda y centro-derecha pasa a la segunda vuelta.

Boric, diputado y exlíder estudiantil de 35 años que se define como ecologista, feminista y regionalista, quiere ampliar el papel del Estado hacia un modelo de bienestar.

Kast, un abogado católico de 55 años, busca reducir el papel del estado, bajar los impuestos, abordar la migración irregular con mano dura y prohibir el matrimonio homosexual y todas las formas de aborto.

El economista libertario Franco Parisi, que reside en Estados Unidos y ni siquiera ha viajado a Chile para las elecciones, se llevó el 13,47% de los votos, lo que relegó a la demócrata cristiana Yasna Provoste al cuarto lugar (12,2%), ligeramente por delante de Sebastián Sichel (12,08%). quien representaba al partido del actual presidente Sebastián Piñera.

Estos números preliminares pueden cambiar, pero la diferencia entre el cuarto y quinto lugar no tiene ningún impacto en el resultado final y Sichel ha anunciado que se retirará de la vida pública después de la performance del domingo. Estos números demuestran la poca aceptación de Piñera después de dos mandatos. Su partido se ha comprometido a respaldar a Kast el 19 de diciembre.

“La centroizquierda no estará en la segunda vuelta y eso es doloroso para un proyecto político como el nuestro, que siempre ha pensado en cómo tener una alternativa a un modelo neoliberal”, dijo Provoste en un mensaje que se interpretó como una señal de apoyo a Boric para la próxima ronda.

El presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, llamó a sus partidarios de centroizquierda a estar alerta ante “la amenaza que supone una opción de la extrema derecha como posible presidente en nuestro país”.
Kast contó con el apoyo de los distritos electorales regionales, mientras que el apoyo de Boric se centra principalmente en las áreas metropolitanas de Santiago y otras grandes ciudades. De acuerdo con sus ideas pinochetistas, Kast se había opuesto sin éxito a la reforma constitucional para actualizar un documento legado por el gobierno militar.

El candidato de extrema derecha agradeció a Dios y a su familia por el logro del domingo e insistió en que “Chile quiere democracia”, al tiempo que se comprometió a restaurar “el orden, el progreso, la paz y la libertad”, particularmente en la región de la Araucanía, epicentro del conflicto mapuche.

Kast también señaló que Boric y el Partido Comunista “han respaldado la violencia y el odio, y eso tiene que terminar”. También se quejó de que sus opositores políticos “quieren perdonar a los violentos”.

Destacó que quería bajar impuestos, achicar el Estado y seguir abriendo la economía con acuerdos comerciales, para buscar soluciones para “los que no tienen lo debido”.

Kast subrayó que las elecciones del 19 de diciembre no se trataban de un presidente, sino de hacer una opción “entre la libertad y el comunismo”.

Marco Enríquez-Ominami del Partido Progresista obtuvo el 7,62% de los votos y el candidato de extrema izquierda Eduardo Artés alcanzó un magro 1,45%.