MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 18:37 UTC

 

 

Austria vuelve al confinamiento total, vacunación obligatoria a partir de febrero de 2022

Viernes, 19 de noviembre de 2021 - 17:27 UTC
“Ahora tenemos que enfrentarnos a la realidad”, dijo Schallenberg. “Ahora tenemos que enfrentarnos a la realidad”, dijo Schallenberg.

El gobierno federal de Austria ha anunciado una cuarentena total independientemente del estado de vacunación a partir del próximo lunes, en medio de un aumento en el número de casos de COVID-19.

Austria también se convertirá en el cuarto país del mundo después de Indonesia, Micronesia y Turkmenistán en decretar una inmunización obligatoria para toda la población.

La vacunación será obligatoria para toda la población a partir del 1 de febrero de 2022. Mientras tanto, las escuelas permanecerán abiertas, pero después del 12 de diciembre se mantendrá el confinamiento para las personas no vacunadas.

Los gobernadores de los estados federales acordaron la medida este viernes después de una reunión con el canciller Alexander Schallenberg y el ministro de Salud, Wolfgang Mückstein. Dos estados de Austria, Salzburgo y Alta Austria, ya habían activado una serie de restricciones a aplicarse a personas vacunadas y no vacunadas y un cierre completo a partir de la próxima semana que incluiría un toque de queda.

Se decretará un primer encierro por diez días, luego de lo cual se podrá extender por diez días más, se anunció. Al igual que con confinamientos anteriores, el comercio y los servicios esenciales como la distribución de alimentos y medicamentos quedarán excluidos de la prohibición y, aunque las escuelas permanecerán abiertas, los niños podrán quedarse en sus hogares y asistir a clases de forma virtual.

Con las nuevas medidas, las autoridades esperan revertir la sobrecarga de las unidades de cuidados intensivos. “No queremos una quinta ola”, dijo Schallenberg. “Tampoco queremos una sexta o séptima oleada. Esto es muy doloroso”.

“No hemos logrado convencer a suficientes personas para que se vacunen”, lamentó el canciller Schallenberg al anunciar que la vacuna será obligatoria a partir del 1 de febrero. “La vacunación es nuestro boleto de salida, la única salida del círculo vicioso”. Schallenberg también dijo que los no vacunados se estaban comportando con una “falta de solidaridad”, lo que era particularmente trágico para quienes han sido vacunados. Y “ahora tenemos que enfrentarnos a la realidad”, dijo el canciller.

El ministro de Salud, Mückstein, explicó que los políticos en las últimas semanas “no han cumplido con sus expectativas en lo que respecta a la lucha contra las pandemias, me disculpo por eso”. Ahora sigue siendo válido que las personas deban vacunarse, porque las restricciones para las personas vacunadas son limitadas. “Luego volveremos a 2G”. El encierro para personas no vacunadas también se aplicará nuevamente.

En cuanto a la vacunación obligatoria, el ministro afirmó que, según los juristas, esa medida era constitucional y que ahora se estaba examinando. Mückstein no quiso proporcionar ninguna información sobre los detalles de las consecuencias para aquellos que aún se nieguen a ser inyectados. Las tasas de infección han seguido aumentando, y las restricciones que afectan solo a una parte de la población son difíciles de aplicar.

A principios de esta semana se había decretado un encierro solo para los no vacunados, en virtud del cual aquellos que no habían recibido sus dosis tenían prohibido salir de casa excepto por razones esenciales. Bajo las nuevas medidas, todos los negocios no esenciales se verán obligados a cerrar, incluidos los mercados navideños.

En la vecina Alemania, los casos de COVID-19 han batido todos los récords en las últimas semanas, pero el gobierno no ha introducido (todavía) un mandato de vacuna, mientras que en Italia las autoridades no han llegado a imponer uno, aunque lo han considerado.

Alrededor del 64 por ciento de los austriacos están vacunados, justo por debajo de la media de la Unión Europea. La tasa de incidencia de siete días, el número de infecciones por cada 100.000 habitantes durante la semana pasada, había aumentado a 991 hasta el miércoles, casi duplicando la de dos semanas antes.

Los informes de Berlín advierten que Alemania pronto podría seguir el ejemplo con medidas más duras contra los “antivacunas radicales y las noticias falsas” después de que se revelaran planes para una vacunación obligatoria.

Alemania y Eslovaquia ya han adoptado medidas duras para las semanas previas a la Navidad.
La semana pasada, Europa representó más de la mitad del promedio de siete días de infecciones a nivel mundial y aproximadamente la mitad de las últimas muertes, después de lo cual la canciller alemana, Angela Merkel, anunció nuevas restricciones a la vida pública para quienes no han recibido una vacuna en áreas donde los hospitales se están llenando peligrosamente rápido de pacientes con coronavirus.

El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, insinuó este viernes que el país podría seguir a Austria al anunciar un confinamiento total. “Ahora estamos en una situación ... en la que no podemos descartar nada”, dijo. “Estamos en una emergencia nacional”.

Grecia también ha impuesto restricciones adicionales a las personas no vacunadas tras un reciente aumento de casos, excluyéndolas de todos los espacios interiores, como cines, museos y gimnasios. La tasa de mortalidad por el virus ha alcanzado su nivel más alto en seis meses, con un tercio de la población de Grecia aún sin vacunar.