MercoPress, in English

Martes, 5 de julio de 2022 - 21:24 UTC

 

 

Moro quiere convertirse en la tercera vía de Brasil a pesar de competir por el voto bolsonarista

Jueves, 18 de noviembre de 2021 - 09:50 UTC
Moro esperaba que Bolsonaro “fuera más un estadista”. Moro esperaba que Bolsonaro “fuera más un estadista”.

El ex juez del Lava Jato Sergio Moro dijo que estaba “listo” para desafiar al presidente Jair Bolsonaro y al ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva en las elecciones de octubre de 2022.

Moro, quien como juez encarceló a Lula por corrupción aunque su decisión finalmente fue revocada por la Corte Suprema Federal, fue también ministro de Justicia de Bolsonaro, pero renunció a su cargo.

Durante una aparición en TV Globo, Moro dijo que estaba decepcionado con ambos.

“Estoy listo para liderar este proyecto, para construir un proyecto consistente con el pueblo brasileño, si la gente tiene confianza en mí, ese proyecto continuará”, dijo Moro.

“Este camino comienza ahora con la afiliación”, dijo Moro al anunciar su adhesión al partido Podemos. “Estamos abiertos a dirigir Brasil. Va mucho más allá de la lucha contra la corrupción. Necesitamos convertirnos finalmente en el país del futuro; estoy listo”, prosiguió.

Entre 2019 y 2020 Moro fue ministro de Justicia y Seguridad Pública del gobierno de Bolsonaro, tiempo durante el cual dijo que le había pedido al presidente que adoptara algunas medidas contra la corrupción, pero Bolsonaro ignoró el tema.

“Confieso que me sorprendió esta actitud porque él había adoptado un discurso orientado a la lucha contra la corrupción”, admitió Moro.

“Tenía la expectativa de que el presidente fuera más un estadista”, señaló.

Sobre su desempeño como magistrado encargado del Lava Jato, Moro explicó que “lo que vimos en el gobierno de Lula fueron los mayores escándalos de la historia”.

Moro aspira a convertirse en una “tercera vía” en medio de la “polarización” entre Bolsonaro y Lula.

Moro negó además toda injerencia en el proceso electoral de 2018 y reafirmó que aceptó el cargo de Ministro de Justicia y Seguridad Pública en el gobierno de Bolsonaro, creyendo que era “la oportunidad de ayudar al pueblo brasileño”.

Moro ahora busca el apoyo de las bases “lavajatistas”, incluidos los grupos que encabezaron las manifestaciones para el juicio político a la ex presidenta Dilma Rousseff, como Vem Pra Rua y Movimento Brasil Livre.

Una encuesta de la agencia Quaest publicada la semana pasada mostró que Moro tenía el 8% de las intenciones de voto, muy por detrás del 48% de Lula y el 21% de Bolsonaro.

Categorías: Política, Brasil.