MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 06:24 UTC

 

 

Turistas bienvenidos nuevamente en EE. UU. Tras 20 meses

Lunes, 8 de noviembre de 2021 - 20:57 UTC
El levantamiento de la prohibición de viajar no significa que la entrada a los Estados Unidos estará completamente abierta El levantamiento de la prohibición de viajar no significa que la entrada a los Estados Unidos estará completamente abierta

El Gobierno de los Estados Unidos reabrió este lunes las fronteras terrestres y aéreas del país a los visitantes extranjeros vacunados contra el COVID-19.

La decisión pone fin a 20 meses de restricciones que han provocado la separación de familias y graves daños a la industria del turismo y los viajes aéreos, además de los roces diplomáticos con muchas naciones en todo el mundo.

La prohibición, impuesta por el expresidente Donald Trump en marzo de 2020 y respaldada por su sucesor Joseph Biden, ha sido ampliamente criticada por su severidad.

Los pasajeros abarrotaron los aeropuertos europeos, mientras se veían largas filas de autos antes del amanecer en las fronteras con México y Canadá.

Las restricciones no se aplicaron a la mayoría de los países de América Latina, cuyos residentes viajaron en masa a Estados Unidos desde principios de año para vacunarse tan pronto como comenzaron a distribuírselos primeros fármacos, mientras que ahora los no vacunados podrían tener dificultades para ingresar.

Sin embargo, las puertas estaban cerradas a flujos de gran parte del mundo, en un esfuerzo por frenar la propagación del coronavirus. La lista incluía los 26 países europeos del Espacio Schengen, así como el Reino Unido, Irlanda, Brasil, China, Irán, Sudáfrica e India.

También se prohibió la entrada por tierra o en ferry desde Canadá y México.

Para hacer frente a la creciente demanda, las aerolíneas han aumentado el número de vuelos transatlánticos y planean utilizar aviones más grandes.

A lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, muchas ciudades tuvieron problemas económicos debido a las restricciones anticovid. Anticipándose a la reapertura, los centros de cambio de divisas de Ciudad Juárez, en México, se vieron afectados por la escasez de dólares. El gobierno de Ciudad Juárez lanzó un sistema especial para dirigir el tráfico, que incluye la instalación de baños portátiles en los tres puentes que cruzan a Estados Unidos “ya que se estiman tiempos de espera de hasta cuatro horas”, dijo el director local de seguridad vial, César Alberto Tapia.

Mientras tanto, los canadienses podrán reanudar sus viajes anuales a Florida para escapar de los climas gélidos. Antes del amanecer, los vehículos se alinearon en Rainbow Bridge, entre las Cataratas del Niágara y Nueva York, a pesar del alto costo de los tests PCR requeridos.

El levantamiento de la prohibición de viajar no significa que la entrada a los Estados Unidos estará completamente abierta. Las autoridades planean monitorear de cerca el estado de vacunación de los viajeros y continuarán exigiendo resultados negativos de tests de COVID-19.

La reapertura se llevará a cabo en dos fases. A partir del lunes, se requiere prueba de vacunación para viajes “no esenciales”, como visitas familiares o turismo. Los no vacunados podrán ingresar al país por temas “esenciales”. Luego, a partir de enero, EE UU exigirá que todos los visitantes estén completamente vacunados para ingresar por tierra, independientemente del motivo de su viaje.

Las autoridades sanitarias han dicho que todas las vacunas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) serán aceptadas para la entrada por vía aérea a los EE UU.

Por esta razón, muchos viajeros de América Latina y el Caribe ahora podrían verse en dificultades para ingresar, ya sea porque no han tenido acceso a la vacuna o porque no han sido vacunados con inmunizadores aprobados por las autoridades estadounidenses.

Por ejemplo, vacunas como la rusa Sputnik V y la china CanSino aún no han recibido luz verde de la FDA o la OMS, pero se han aplicado en muchos países latinoamericanos, incluidos Argentina y México.

Además, este nuevo requisito pone fin al “turismo de vacunas” hacia los Estados Unidos.

Delta Air Lines ha experimentado un aumento del 450% en sus reservas de vuelos internacionales en comparación con las seis semanas anteriores al anuncio de la Casa Blanca. Se espera que varios vuelos operen al 100% de su capacidad en estos días, se informó.

La reapertura beneficiará a los clientes de la compañía en 33 países de todo el mundo, y Delta prestará servicios en 10 de ellos con vuelos sin escalas y más a través de socios como KLM, Air France y Virgin Atlantic. La demanda se refleja tanto para los viajeros corporativos como de placer a destinos populares como Nueva York, Atlanta, Los Ángeles, Boston y Orlando.