MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 05:39 UTC

 

 

Profesionales de la salud a cargo de Maradona acusados de su homicidio

Lunes, 8 de noviembre de 2021 - 19:59 UTC
Maradona murió hace casi un año mientras su salud estaba en manos de los imputados. Maradona murió hace casi un año mientras su salud estaba en manos de los imputados.

Los siete profesionales de la salud que estaban tratando a la leyenda del fútbol argentino Diego Armando Maradona cuando fue operado y finalmente murió han sido acusados de homicidio por negligencia y otros delitos por un tribunal de San Isidro (Gran Buenos Aires) este lunes.

El neurocirujano Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz y otros practicantes fueron responsabilizados por la muerte de Maradona, se anunció este lunes.

También fueron fichados los enfermeros Mariano Perroni, Ricardo Almirón y Gisella Madrid, y la doctora Nancy Forlini.

El siguiente paso ahora de la fiscalía es enviar el expediente a juicio, lo que se espera que ocurra en breve, se explicó.

A raíz de las conclusiones de una junta médica, los siete profesionales de la salud fueron acusados de “homicidio simple con eventual dolo”, tipo penal que conlleva una pena de 8 a 25 años de cárcel y que los fiscales consideraron idóneo para el caso tras concluir, según peritajes médicos, que los imputados actuó de manera “deficiente”, “imprudente” e “indiferente” hacia su paciente, porque sabían que podía morir y no hicieron nada para evitarlo.

Maradona murió el 25 de noviembre de 2020 y su autopsia mostró que se debió a un edema pulmonar, secundario a una insuficiencia cardíaca crónica agravada. Ese día, según los presentes, intentaron despertar y revivir a Diego, pero sin éxito. Entonces llamaron a una ambulancia, pero para entonces ya era demasiado tarde.

A cargo de los procedimientos en representación de la acusación estuvieron los fiscales adjuntos Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra.

Se dijo que el procedimiento del lunes era una formalidad, pero que era necesaria antes de que el acusado pudiera ser sometido a juicio.

Maradona falleció a los 60 años en una casa de la colonia privada de San Andrés, en Tigre, donde se encontraba bejo internación domiciliaria tras ser operado. Las condiciones de dicha internación, que imputados debieron haber supervisado debidamente, son objeto de la investigación penal.