MercoPress, in English

Sábado, 2 de julio de 2022 - 11:00 UTC

 

 

Corte federal pone mandato de vacunación de Biden en suspenso

Lunes, 8 de noviembre de 2021 - 09:05 UTC
Con aproximadamente el 58% de la población completamente inmunizada, la medida de Biden está “suspendida” en espera de un examen más detenido. Con aproximadamente el 58% de la población completamente inmunizada, la medida de Biden está “suspendida” en espera de un examen más detenido.

Un tribunal federal de apelaciones otorgó este sábado una suspensión de la vacunación obligatoria ordenada por el Presidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, para trabajadiores de empresas con 100 empleados o más.

La medida de Biden había ordenado que decenas de millones de empleados fueran vacunados contra COVID-19 para el 4 de enero. La orden de Biden había dejado la puerta abierta para que los no vacunados se sometieran a pruebas semanales y los empleadores que no hicieran cumplir este mandato serían multados. La vacunación obligatoria también incluía a trabajadores de la salud y a empleados de las contratistas de agencias federales.

La medida se había anunciado en septiembre y entró en vigor la semana pasada. Fue una de las medidas más radicales tomadas por el gobierno de Estados Unidos para detener un virus que ya ha matado a 750.000 personas en todo el país.

Pero la iniciativa fue impugnada de inmediato en los tribunales, en particular por el estado de Texas controlado por los republicanos, que se resistió a cualquier obligación de vacunar. En su decisión, la corte federal de apelaciones con jurisdicción en ese estado sureño dictaminó que los demandantes habían “dado argumentos que sugerían que existen serios problemas constitucionales y procesales” con el texto del gobierno.

“Podremos desafiar el abuso de poder inconstitucional de Biden en los tribunales”, comentó en Twitter el gobernador conservador de Texas, Greg Abbott, quien ya prohibió la vacunación obligatoria en su territorio.

El mandato de Biden dejaba en manos de los empleadores tomar medidas contra quienes se resistieran a las vacunas y las pruebas periódicas. Las empresas que no lo cumplan se enfrentan a multas de entre 13.000 y 136.000 dólares estadounidenses.

La regla debía ser efectiva en todo el país, incluso en los Estados que habían aprobado leyes que prohibían exigir vacunas, mascarillas o pruebas anticovidias. La medida fue considerada como una “dictadura” por la oposición republicana.

Varias empresas, incluidas Tyson Foods o United Airlines, ya habían preparado el terreno al imponer estas obligaciones a sus empleados desde finales de septiembre.

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos dictaminó el sábado que “existen graves cuestiones estatutarias y constitucionales” con el mandato. “Por la presente, el mandato queda pendiente de más acciones por parte de este tribunal”, agregaron los jueces en respuesta a una petición conjunta de varias empresas, grupos de defensa y los estados de Texas, Louisiana, Mississippi, Carolina del Sur y Utah.