MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 18:28 UTC

 

 

Biden: esta década determinará las próximas generaciones con respecto al cambio climático

Lunes, 1 de noviembre de 2021 - 20:39 UTC
Lo peor está por venir “si no aprovechamos este momento”, según el presidente de Estados Unidos. Lo peor está por venir “si no aprovechamos este momento”, según el presidente de Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, dijo este lunes en Glasgow que la cumbre climática COP26 debería marcar “el punto de partida de una década de ambición e innovación” para combatir el cambio climático, que él considera una “amenaza existencial”.

 La cumbre es vista como un punto de puesta en acción del histórico acuerdo climático de París de 2015.

“Esta es la década que determinará las próximas generaciones. Es la década decisiva en la que tenemos la oportunidad de demostrarnos que podemos mantener la meta de limitar el calentamiento a 1,5 grados”, advirtió Biden.

También insistió en que el cambio climático “no es algo hipotético”, sino algo que ya afecta a las personas en forma de incendios incontrolados, inundaciones o sequías.

“Ninguno de nosotros puede escapar de lo peor de lo que vendrá si no logramos aprovechar este momento”, enfatizó. También anunció nuevas iniciativas climáticas, que incluyen miles de millones de dólares en legislación para ayudar a las comunidades más pobres en el extranjero a lidiar con las consecuencias de este flagelo global. “En una época en la que esta pandemia ha dejado tan dolorosamente claro que ninguna nación puede aislarse de las amenazas sin fronteras, sabemos que ninguno de nosotros puede escapar de lo peor que está por venir, si no aprovechamos este momento”, subrayó Biden.

Biden elogió asimismo un acuerdo de acero entre Estados Unidos y la Unión Europea anunciado el domingo como una oportunidad para frenar las importaciones de acero chino “sucio” forjado con carbón. Es otro paso hacia el uso potencial de los mercados occidentales como palanca para persuadir a China, el principal contaminador climático del mundo, de que alivie su entusiasmo por la energía del carbón.

En lugar de una solución rápida, “Glasgow es el comienzo de esta carrera de la década, por así decirlo”, dijo el domingo el enviado de Biden para el clima, John Kerry, quien también defendió el resultado de la reunión del G20 en Roma, donde los líderes acordaron una serie de medidas, incluida la formalización de un compromiso para cortar los subsidios internacionales para las centrales eléctricas de carbón de combustión sucia.

Pero los líderes del G-20 ofrecieron más promesas vagas que compromisos de acción firme, diciendo que buscarían la neutralidad de carbono “para mediados de siglo o alrededor de esa fecha”.

Desde la firma del Acuerdo de París en 2015 con el objetivo de reducir la huella de carbono, EE. UU. ha aumentado las emisiones de carbono, pero se han tomado medidas en la dirección opuesta, mientras que los principales contaminadores como China, Rusia y Arabia Saudita no tienen una intención inmediata de hacer lo mismo.

Biden dijo a los periodistas el domingo por la noche que personalmente encontraba el resultado de la cumbre de Roma “decepcionante”, porque “no solo Rusia sino China básicamente no se presentaron en términos de compromisos para hacer frente a los cambios climáticos”.

El gobierno de Biden publicó este lunes su estrategia para convertir el discurso en realidad y transformar el país en una nación de energía completamente limpia para 2050. El plan a largo plazo, presentado en cumplimiento del acuerdo de París, establece un Estados Unidos que cada vez más utiliza energía eólica y solar y otras energías limpias, estadounidenses viajando en vehículos eléctricos y en transporte público, tecnología de vanguardia y amplios espacios abiertos cuidadosamente preservados para absorber el dióxido de carbono del aire.

La administración de Biden ha logrado, durante más de 10 meses de diplomacia antes de la cumbre de Glasgow, ayudar a ganar nuevos e importantes compromisos climáticos de sus aliados. Eso incluye persuadir a muchos gobiernos extranjeros para que establezcan objetivos más ambiciosos para la reducción de emisiones, promover un compromiso global para reducir las emisiones de un potente daño climático, el metano, y la promesa de las principales economías de poner fin a la financiación de la energía del carbón en el extranjero.

Los líderes europeos no ocultan que están felices de ver a Biden en acción, luego de que su predecesor, Donald Trump, le diera la espalda al acuerdo de París y a los aliados en general. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, sonrió a Biden durante el anuncio sobre el acuerdo del acero el domingo y lo llamó “querido Joe”.