MercoPress, in English

Viernes, 1 de julio de 2022 - 04:51 UTC

 

 

Brasil planea reducir deforestación amazónica sin abandonar otros desarrollos

Miércoles, 27 de octubre de 2021 - 10:07 UTC
“No podemos abandonar la posibilidad de explotar la gran riqueza minera de la Amazonía”, dijo Mourão. “No podemos abandonar la posibilidad de explotar la gran riqueza minera de la Amazonía”, dijo Mourão.
Mourão insistió en que el Estado tiene la obligación de preservar el pulmón vegetal, pero también de mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la región Mourão insistió en que el Estado tiene la obligación de preservar el pulmón vegetal, pero también de mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la región

El Ministerio de Agricultura de Brasil estimó esta semana que 1 millón de hectáreas por año sufrirán deforestación hasta el año 2030, a pesar del anuncio del lunes del vicepresidente Hamilton Mourão de que los planes para evitarlo se anunciarán en la próxima 26a Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-26) en Glasgow.

Mourão dijo que Brasil se comprometerá a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 37% hasta 2025 y en un 43% hasta 2030. Sin embargo, el aumento en la producción de carne ideado por el Ministerio de Agricultura implicaría la deforestación de 1 millón de hectáreas por año hasta 2030 en Brasil, según analistas ambientales.

El 30 de septiembre de 2021, un estudio publicado por Map Biomas Amazonia mostró que la región perdió el 52% de sus glaciares en su región andina y 74,6 millones de hectáreas de su cobertura vegetal en el período 1985-2020.

El secretario de Comercio Exterior, José Buainain Sarquis, dijo que “la cumbre del G20 coincide con el inicio de la COP26 en Glasgow, Reino Unido. Entonces, obviamente, por la relevancia del tema, estará en la agenda de los líderes. Brasil apoya un consenso muy fuerte a favor de los objetivos de reducción de emisiones que permitirán al planeta controlar el calentamiento global”.

Mientras tanto, la situación ambiental en Brasil es la sequía en el humedal más grande del mundo, que perdió el 29% de su superficie de agua entre 1988 y 2018, a un ritmo de casi el 1% anual. A este ritmo, el humedal estará seco en siete décadas.

Además de eso, y aunque el Gobierno de Brasil está comprometido por ley con la preservación del 80% de su Amazonia, no puede renunciar a la construcción de carreteras y la minería en la selva tropical más grande del mundo, dijo Mourão. “No podemos abandonar la posibilidad de explotar la gran riqueza minera de la Amazonía. Es obvio que esta explotación se realizará con los parámetros del siglo XXI y respetando la legislación ambiental, pero es necesario”, explicó el vicepresidente.

Mourão, quien preside el Consejo de la Amazonía, insistió en que el Estado tiene la obligación de preservar el pulmón vegetal, pero también de mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la región. También mencionó la posibilidad de que el banco BRICS (el foro integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) pueda financiar un proyecto de explotación de potasio en el estado de Amazonas. “Cuando tengamos la licencia ambiental y la autorización de las comunidades indígenas que puedan verse afectadas, aunque los depósitos no estén ubicados en ninguna reserva, lanzaremos un proyecto que permitirá a Brasil ser autosuficiente en la producción de potasio, una fuente de fertilizantes muy importante para uno de los mayores productores agrícolas del mundo”.

Mourão también señaló que el código forestal establece que Brasil debe preservar el 80% de la Amazonía, una región que abarca más de la mitad de los 8,5 millones de kilómetros cuadrados del país, “pero el 20% restante se puede utilizar para otras actividades, como la agricultura. o minería”, dijo.

También sostuvo que era fundamental terminar la reconstrucción de la carretera federal BR319, que une Porto Velho con Manaus. “Es una carretera con importancia estratégica porque permite el acceso a la Amazonía no solo por avión o barco para atender a la población y facilita la logística”.

A pesar de que las tasas de deforestación e incendios forestales en la Amazonía alcanzan niveles alarmantes desde que Jair Bolsonaro asumió la presidencia en enero de 2019, Mourão dijo que la situación mejoró en 2021. ”El peor año fue 2019, pero este año tuvimos una reducción. en deforestación, que podría ser mejor, así como una caída del 40% en los incendios. Son cifras que revelan que las acciones para combatir la deforestación y los incendios forestales de las agencias ambientales con el apoyo de las Fuerzas Armadas están comenzando a dar resultados”, dijo.

El vicepresidente admitió que la participación de los militares en la lucha contra la deforestación no se renovará el próximo noviembre pero que las Fuerzas Armadas seguirán apoyando a las agencias ambientales. Según datos oficiales, la deforestación en la Amazonía se redujo de 7.869,7 kilómetros cuadrados entre enero y septiembre de 2019 a 7.063,1 kilómetros en el mismo período en 2020 y a 7.010,5 kilómetros en los primeros nueve meses de este año.

Categorías: Medio ambiente, Política, Brasil.