MercoPress, in English

Martes, 5 de julio de 2022 - 15:33 UTC

 

 

El presidente brasileño dice que la vacuna COVID-19 y el VIH van de la mano

Martes, 26 de octubre de 2021 - 09:17 UTC
Bolsonaro sabía que podía enfrentar la censura de Facebook Bolsonaro sabía que podía enfrentar la censura de Facebook

Al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se le eliminó la publicación de un video en Facebook después de que los administradores de la red social lo etiquetaron como “noticias falsas” por vincular la vacuna COVID-19 con el virus VIH del SIDA.

“Nuestras políticas no permiten argumentos de que las vacunas matan o pueden causar daños graves”, dijo un portavoz de Facebook.

Durante una transmisión de video en vivo el jueves, Bolsonaro conectó a los vacunados contra COVID-19 con la posibilidad de desarrollar SIDA, lo que resultó en usuarios enojados que publicaron sus objeciones al contenido.

Bolsonaro, quien ha tenido COVID-19 y no ha tomado ninguna vacuna, también se opone a los mandatos de inmunización para la reapertura de la economía. El mandatario dijo que “los vacunados contra el Covid-19 están desarrollando el síndrome de inmunodeficiencia adquirida” y rápidamente aclaró que no iba a continuar con el tema por temor a que lo sacaran del aire.

“Nuestras políticas no permiten argumentos de que las vacunas matan o pueden causar daños graves”, dijo a medios brasileños un portavoz de Facebook en la oficina regional de São Paulo.

Las declaraciones de Bolsonaro fueron consideradas peligrosas porque viniendo de un presidente podrían poner en riesgo la salud de miles de personas, ya que el presunto vínculo entre el coronavirus y el VIH ha sido desmentido por especialistas de todo el mundo.

El mandatario brasileño ya había sido sancionado por las redes tras defender medicamentos ineficaces contra el Covid-19, lo que fue tipificado como charlatanería por el informe de la comisión del Senado que investiga su gestión ante la pandemia.

El senador Alessandro Vieira, del Partido Ciudadanía de centro derecha, solicitó que el caso de Facebook sea enviado al Tribunal Supremo Federal, que investiga a Bolsonaro por participar en la difusión de noticias falsas sobre la pandemia. El informe será votado el martes por la comisión y acusa al presidente de otros ocho crímenes, incluidos los de lesa humanidad.

El video fue retirado del aire el domingo por la noche. Es la primera vez que la corporación fundada por el estadounidense Mark Zuckerberg elimina un video del presidente brasileño, que se transmite en vivo todos los jueves.

En marzo de 2020, Facebook eliminó una publicación de Bolsonaro recomendando el uso de la cloroquina contra el COVID-19, pero el del domingo fue el primer caso de censura de material audiovisual.

La idea de una conexión entre las vacunas COVID-19 y el VIH no es exclusividad de Bolsonaro, sino que es compartida -entre otros- por autoridades de Sudáfrica y Namibia, donde el medicamento ruso Sputnik V fue rechazado por esos motivos. La vacuna rusa “puede aumentar el riesgo de que los hombres vacunados contraigan el VIH”, dijo Sudáfrica, el país africano más afectado por Covid-19. Namibia, donde el sida está muy presente, hizo lo mismo.

Cinco días después de la decisión de Sudáfrica, Namibia suspendió el uso de la vacuna Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya de Rusia y el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), porque puede aumentar el riesgo de que los hombres contraigan el virus del VIH, anunciaron las autoridades sanitarias locales.

El 18 de octubre, el gobierno sudafricano rechazó la vacuna rusa anticovídica por temor a que pudiera aumentar el riesgo de infección por el VIH entre los hombres: “El uso de la vacuna Sputnik V en Sudáfrica, donde la prevalencia e incidencia del VIH es alta, puede aumentar el riesgo de que los hombres vacunados contraigan el VIH”, afirmó la agencia local de medicamentos (Sahpra).

Sudáfrica administra la vacuna de los laboratorios Sinovac, Johnson & Johnson, así como la vacuna de ARN mensajero de Pfizer / BioNTech, pero se ha mantenido firme en su decisión de no utilizar Sputnik V, que no ha recibido oficialmente luz verde de la OMS. Según Sahpra, algunos estudios sugirieron que la administración de vacunas con el vector de adenovirus tipo 5, como Sputnik V, “se asoció con una mayor susceptibilidad al VIH en los hombres”.

Sudáfrica es el país más afectado por la pandemia en el continente, con más de 2,9 millones de casos y 88.600 muertes. También tiene el mayor número de portadores del VIH del mundo. Hasta ahora, el país tenía muchos problemas para encontrar dosis suficientes para su población de 59 millones, de los cuales poco más de una cuarta parte han sido inmunizados hasta la fecha.

El Ministerio de Salud de Namibia, que disponía de unas 30.000 dosis de Sputnik V tras recibir una donación de Serbia, anunció el sábado que no las aplicaría y añadió en un comunicado que seguiría el ejemplo de Sudáfrica, con una suspensión inmediata de las inyecciones: “El motivo de la interrupción de la administración de la vacuna se debe a la precaución de que los hombres que recibieron Sputnik V pueden tener un mayor riesgo de contraer el VIH cuando se exponen a él”, dijo el ministerio.

El centro ruso Gamaleya, que desarrolló la vacuna, dijo que proporcionará pruebas de que las preocupaciones de Sudáfrica son “completamente infundadas”. Los resultados sobre las poblaciones en riesgo de contraer el VIH “se basan en estudios a pequeña escala”, argumentaron. Gamaleya también insistió en Sputnik V era una de las vacunas más seguras y eficientes contra el Covid-19 en uso en todo el mundo, respaldada por más de 250 ensayos clínicos y 75 publicaciones internacionales.

“Aunque los adenovirus, incluido el ad-5, son una de las causas más frecuentes de gripe común leve ..., no hay evidencia de un mayor riesgo de infección por VIH entre la población humana después del resfriado común”, señaló Gamaleya. Además, dijo que un metanálisis de seis estudios clínicos y su seguimiento a largo plazo en 7.092 participantes mostró que no hubo un aumento estadísticamente significativo en la infección por VIH-1 entre los receptores de la vacuna del vector de adenovirus tipo 5.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.