MercoPress, in English

Miércoles, 8 de diciembre de 2021 - 01:30 UTC

 

 

Otro modelo de Boeing con problemas de seguridad

Lunes, 18 de octubre de 2021 - 10:21 UTC
El escrutinio de la FAA también ha buscado evitar dejar restos de fábrica dentro de los aviones El escrutinio de la FAA también ha buscado evitar dejar restos de fábrica dentro de los aviones

El fabricante de aviones Boeing sigue encontrando obstáculos inesperados. Ahora han detectado un problema de calidad con el modelo 787 Dreamliner, que ha provocado retrasos en la entrega de las unidades más nuevas, además de generar un mayor escrutinio por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA).

Según el Wall Street Journal, el nuevo inconveniente afecta a determinadas piezas de titanio que, como consecuencia de un defecto, son más débiles de lo exigido por el diseño y solo representarían problemas en unidades construidas en los últimos tres años, lo que significa que “no supone un problema” para la seguridad de las aeronaves en funcionamiento.

Sin embargo, la empresa procedió a realizar reparaciones en dos aeronaves aún no entregadas, que habrían tenido que permanecer en tierra porque contenían una gran cantidad de estas partes débiles. Según fuentes de la compañía, Boeing no planea reanudar las entregas de Dreamliners hasta al menos noviembre. Un portavoz de la compañía señaló que “Boeing está mejorando el proceso de producción, elevando sus estándares a pesar de las interrupciones operativas. Hemos reforzado nuestra atención a la calidad”.

El nuevo 787 comenzó a fines de 2020, después de que se descubrieron pequeños huecos entre secciones del avión que podrían provocar una fatiga prematura del material. Debido a esto, la FAA eliminó la capacidad de Boeing para autoaprobar su aeronave y emitir sus certificados de aeronavegabilidad. Si bien la Administración considera que los intentos de Boeing de abordar los problemas de producción son “alentadores”, esto aún no cumple con los requisitos de la agencia.

La FAA informó a Boeing que “se había retrasado en resolver 48 puntos reportados en septiembre que afectaban a varias aeronaves”. Según la agencia, “dicho avión no cumplía con los estándares exigidos por las regulaciones federales”. Los problemas están relacionados con varios elementos como el grosor de la pintura o la fuerza de la unión entre el parabrisas y el fuselaje. Según fuentes de la industria, Boeing habría resuelto más de una cuarta parte de los problemas.

El escrutinio de la FAA también ha buscado evitar dejar restos de fábrica dentro de los aviones. A principios de 2020, se habían encontrado restos del proceso de fabricación en casi dos tercios de los tanques de combustible de los aviones 737 MAX fabricados. Estos artículos, incluidas herramientas y trapos, podrían afectar la seguridad del vuelo. Pese a ello, Boeing señaló que durante 2020 había logrado reducir el total de objetos extraños en un 60% en comparación con el año anterior.

Se cree que los nuevos anuncios sobre el Dreamliner tendrán un impacto en Latam Airlines, Avianca y Aeroméxico, que operan el modelo en la región. Latam posee 26 Boeing 787, Aeroméxico 15 y Avianca 14. El Boeing 787 Dreamliner también constituye el grueso de la flota de largo radio de Air Europa (Globalia), que sirve a varios destinos latinoamericanos desde Madrid.

Los nuevos defectos en el 787 Dreamliner se produjeron después de problemas de producción con el 737 MAX a fines de 2020, que dejaron en tierra toda la producción durante casi dos años hasta que se encontró una solución a los problemas que resultaron en dos accidentes y 346 muertes.

A pesar de los últimos desarrollos, Boeing publicó el martes su informe de entrega de aviones para el tercer trimestre de este año. A su vez, la empresa también anunció que sus datos financieros serán publicados el 27 de octubre. En un comunicado institucional, la empresa manifestó que “hemos logrado importantes avances hacia la estabilidad en todas nuestras operaciones”.

Entre las entregas destaca el incremento en el ritmo con el que el 737 MAX salió de la fábrica del gigante estadounidense: Boeing entregó 62 unidades en el periodo, un incremento del 31% respecto al trimestre anterior (47 aviones pasaron a sus operadores entre Abril y junio). En total, sus operadores recibieron 66 unidades del modelo 737, ya que también se entregaron cuatro P-8 Poseidon en el período, incluido el primero para la Fuerza Aérea Noruega.

Por otro lado, Boeing comentó que “continuamos inspeccionando minuciosamente el sistema de producción del 787 y su cadena de suministro. Mientras tanto, estamos en contacto constante con la FAA y los proveedores del programa. Debido al enfoque de nuestros recursos en la inspección y el control de calidad, la tasa de producción del modelo sigue siendo inferior a cinco aviones por mes. “

Quizás también debido a la crisis del 787, Air New Zealand ha presentado el 787 ”Jabaseat“, un centro de vacunación de clase ejecutiva gracias al cual un Dreamliner se convirtió en una clínica de vacunación este fin de semana en una celebración llamada ”Super Saturday”, y fue parte de una campaña de la aerolínea para exigir que los pasajeros internacionales estén completamente vacunados contra el COVID-19, bajo el lema “no jab, no fly”. Nueva Zelanda espera abrir sus fronteras para 2022.

Siempre bajo los más estrictos protocolos, los “pasajeros” abordaron por la puerta principal del tramo Business Premier, donde recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer, luego de lo cual recibieron un servicio de refrigerio y bebidas en clase económica.

Categorías: Inversiones, Internacional.