MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 06:12 UTC

 

 

Muerte de preso político venezolano sacude a Washington DC

Viernes, 15 de octubre de 2021 - 09:36 UTC
Almagro insistió en que se necesitaba una autopsia para determinar la causa de la muerte de Baduel Almagro insistió en que se necesitaba una autopsia para determinar la causa de la muerte de Baduel

El Secretario General de La Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro se comprometió este jueves a pedir a las Naciones Unidas (ONU) que solicite la exhumación y autopsia del difunto general venezolano Raúl Baduel, quien murió de COVID-19 mientras estaba encarcelado por el régimen de Nicolás Maduro por presuntos delitos políticos.

“Naciones Unidas tiene una misión sobre el terreno y esta autopsia es absolutamente decisiva para abordar este caso”, dijo Almagro. Después de la muerte de Baduel a principios de esta semana, su familia exigió que su cuerpo no fuera incinerado.

La declaración de Almagro se produjo luego de reunirse en la sede de la OEA en Washington con el abogado de la familia Baduel, Omar Mora Tosta, y representantes del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

Almagro dijo que llevaría el caso ante la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, cuya oficina instó a Caracas a garantizar una “investigación independiente” sobre la muerte de Baduel.

Baduel fue ministro de Defensa del ex presidente Hugo Chávez, a quien ayudó a reinstalar en el poder después del fallido golpe de Estado de abril de 2002. Pero en 2009, fue acusado de corrupción y encarcelado. Después de ser liberado en 2015, fue nuevamente encarcelado en 2017 por cargos de conspiración contra Maduro.

“La liberación de todos los presos políticos es un imperativo moral, ético, legal y de todos los que buscamos la democracia”, dijo Almagro, mientras Mora Tosta insistió en la formación de un comité internacional independiente para investigar la muerte de Baduel para “establecer realmente la verdad: lo que le pasó al general Baduel,” dijo el letrado.

“Y que esto se convierta en una lucha definitiva para que los presos políticos recuperen su plena libertad”, agregó.

Mora Tosta se mostró escéptico con respecto a la versión oficial de que que Baduel había muerto de COVID-19, según afirma el gobierno de Maduro.

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, anunció el martes la muerte de Baduel “de un paro cardiorrespiratorio como resultado del covid-19” incluso después de haber “recibido la primera dosis de la vacuna”. También insistió en que el recluso había recibido tratamiento adecuado para sus dolencias.

Pero la hija de Baduel, Andreína Baduel, denunció que “el régimen asesinó a mi querido y valiente padre”. En este escenario, Mora Tosta también dijo que solicitaría a la CIDH medidas de protección para la familia Baduel, en particular para su hijo Josnars.

El Gobierno de los Estados Unidos también expresó interés en que se esclareciera el caso Baduel. “La reciente muerte de Raúl Baduel recuerda al mundo las deplorables condiciones que enfrentan los presos políticos venezolanos. Esto, bajo la custodia del régimen de Maduro”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. “Solicitamos un examen independiente para confirmar la verdadera causa de la muerte”, dijo el funcionario estadounidense, quien se unió a los llamamientos internacionales para la liberación “inmediata e incondicional” de todos los presos políticos en Venezuela.

“Maduro, al retener a estos prisioneros, asume la responsabilidad de su bienestar. Sus familias merecen una revisión creíble y transparente de las circunstancias que rodearon estas muertes, así como la rendición de cuentas por las graves violaciones de derechos humanos”, enfatizó Price.

Además del hijo de Baduel, Josnars Adolfo, otro de sus hijos, Raúl Emilio fue detenido por cargos de conspiración. Ahora está prófugo.