MercoPress, in English

Martes, 7 de diciembre de 2021 - 05:47 UTC

 

 

Argentina: Astilleros Río Santiago entregará nueva unidad tras 9 años

Viernes, 15 de octubre de 2021 - 23:28 UTC
“Argentina necesita tener una infraestructura naval moderna”, dijo Wasiejko. “Argentina necesita tener una infraestructura naval moderna”, dijo Wasiejko.

El Astillero Río Santiago (ARS) botará la 94 Lancha de Instrucción de Cadetes de la Armada (LICA) Ciudad de Ensenada el próximo lunes 18 de octubre, en un acto que marcará la primera entrega de la instalación tras nueve años, durante los cuales estuvo al borde de la bancarrota.

El acto será encabezado por el ministro de Defensa, Jorge Taiana, se anunció.

El barco fue diseñado exclusivamente por ARS para la Armada Argentina. “Este es el primer lanzamiento que se realiza en la planta luego de la parálisis provocada por el gobierno de Cambiemos entre 2015 y 2019 y muestra el compromiso de la actual gestión que tanto a nivel nacional, provincial como astillero se comprometió a reactivar el la industria naval en general y la del ARS en particular”, dijo el astillero en un comunicado.

La construcción del Ciudad de Ensenada comenzó en 2014. El Astillero Río Santiago cuenta con el apoyo financiero de la Provincia de Buenos Aires. En 2018, la policía provincial disparó balas de goma y gas lacrimógeno contra los trabajadores de la planta que realizaron una manifestación en la carretera Buenos Aires - La Plata frente a la inminente terminación de sus trabajos.

ARS también firmó un acuerdo de asociación este viernes con los astilleros Tandanor -otra empresa con capitales estatales- mientras la industria recupera impulso en medio de la recesión mundial debida a la pandemia de COVID-19, y vincula a los astilleros públicos con las pymes locales para que sepan “estamos aquí” y puedan ser proveedores, explicó el director general de ARS, Pedro Wasiejko.

“En los últimos cuatro años, se perdieron 350 puestos de trabajo y hubo más de 35 ingenieros despedidos en Tandanor”, dijo su CEO, Miguel Tundino. “Un barco es como una ciudad flotante y necesita toda esa arquitectura e ingeniería para funcionar”, y el objetivo actual de la empresa es recuperar gradualmente la industria naval argentina que fue desmantelada durante la década de 1990, añadió Tundino.

“Argentina necesita tener una infraestructura naval moderna para ser más efectiva y generar sinergia para desarrollar proveedores y trabajo”, prosiguió.

Wasiejko insistió en que también era “necesario cuidar la ecuación económica para que [la industria] sea sustentable para el país”, que bajo el ex presidente Mauricio Macri ha comprado cuatro barcos a Francia a un costo global de US $ 480 millones. Wasiejko afirmó que fabricarlos en Argentina habría ahorrado dinero y creado más puestos de trabajo.

Categorías: Política, Argentina.