MercoPress, in English

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 09:49 UTC

 

 

ONG acusa a presidente de Brasil ante la CPI: “El planeta vs. Bolsonaro”

Miércoles, 13 de octubre de 2021 - 09:55 UTC
Indígenas brasileños ya han presentado tres denuncias contra Bolsonaro ante la CPI Indígenas brasileños ya han presentado tres denuncias contra Bolsonaro ante la CPI
La deforestación en esa parte de Brasil provoca que se libere a la atmósfera más CO2 del que la región puede absorber. La deforestación en esa parte de Brasil provoca que se libere a la atmósfera más CO2 del que la región puede absorber.

Una organización ambientalista ha presentado cargos contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ante la Corte Penal Internacional (CPI) con sede en La Haya por deforestación del Amazonas, se anunció el martes.

La organización no gubernamental austriaca AllRise está detrás de la iniciativa legal. El grupo considera que Bolsonaro debe rendir cuentas por la aceleración de la deforestación en la Amazonía, que constituye un “crimen contra la humanidad”.

Se dice que esta nueva denuncia es la primera en vincular la deforestación con un impacto en la salud a escala mundial.

El caso ha sido etiquetado como “El planeta vs. Bolsonaro” y busca establecer que las acciones de Bolsonaro, así como las de su administración, representan un ataque contra la Amazonía pero también contra toda la humanidad, ha afirmado AllRise.

“Son los pulmones de nuestro planeta, por lo que su destrucción nos afecta a todos. En la denuncia presentamos evidencia que muestra cómo las acciones de Bolsonaro tienen una conexión directa con las consecuencias negativas del cambio climático en todo el mundo”, explicó el fundador de AllRise, Johannes Wesemann.

La ONG cuenta con el respaldo de prestigiosos abogados como Maud Sarlieve y Nigel Povoas, además de la climatóloga Friederike Otto, quien es una de las autoras del último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) publicado en agosto.

AllRise afirma que las emisiones pueden estar vinculadas a las decisiones del gobierno de Bolsonaro sobre la deforestación, que causará según estiman 180.000 muertes adicionales este siglo, debido al aumento de las temperaturas. También se cree que el Gobierno de Brasil “ha [buscado] sistemáticamente eliminar, mutilar y vaciar de contenido las leyes, organizaciones e individuos que protegían la Amazonía”.

El grupo austriaco también responsabiliza a Bolsonaro por la pérdida de unos 4.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica por año y de aumentos mensuales en la tasa de deforestación de hasta el 88%, desde que asumió el cargo en 2019.

Según el informe adjunto a la denuncia, la deforestación en esa parte de Brasil provoca que se libere a la atmósfera más CO2 del que la región puede absorber.

“Los crímenes contra la naturaleza son crímenes contra la humanidad”, enfatizó AllRise. “Jair Bolsonaro está impulsando la destrucción masiva de la Amazonía con pleno conocimiento de las consecuencias”, señaló la denuncia.

La Fiscalía de la CPI considera desde 2016 que “la destrucción del medio ambiente, la explotación ilegal de los recursos naturales y el acaparamiento de tierras” pueden constituir crímenes de lesa humanidad, se explicó.

Desde que Bolsonaro asumió el cargo, indígenas brasileños han presentado tres denuncias en su contra ante la CPI por “ecocidio” o “genocidio”, así como por su manejo de la pandemia de coronavirus.

Creada en 2002, la CPI no tiene la obligación de estudiar las miles de denuncias presentadas ante su fiscal por individuos o grupos. La fiscalía puede decidir de forma independiente qué casos remitir a los jueces de los tribunales y los jueces deciden luego si abren una investigación formal.

Wesemann también destacó que el objetivo de la denuncia “no era hablar en nombre de los brasileños sino mostrar la gravedad de la deforestación masiva a escala mundial”.