MercoPress, in English

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 11:09 UTC

 

 

Bolsonaro afirma que no es un negacionista de la COVID-19

Martes, 12 de octubre de 2021 - 09:49 UTC
Antes de ir a la playa a pesar de la llovizna, el presidente había dado un paseo en motocicleta. Antes de ir a la playa a pesar de la llovizna, el presidente había dado un paseo en motocicleta.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, planteó este lunes una objeción a ser etiquetado como un “negacionista” a consecuencia de su enfoque sobre la pandemia de COVID-19, que ha matado oficialmente a más de 600.000 personas en el país más grande de América del Sur.

“No me llamen negacionista”, dijo Bolsonaro. ”Solo en diciembre (2020) destiné R $ 20 mil millones (unos US $ 4 mil millones) para la compra de vacunas“, agregó. “¿En qué país no murió gente?”, prosiguió.

La respuesta de Bolsonaro sobrevino a una pregunta de una mujer que se hacía pasar por periodista en medio de un grupo de partidarios del gobierno reunidos en la playa de Guarujá, donde el jefe de Estado decidió pasar el fin de semana largo. La mujer no contestó.

Antes de ser interrumpido, Bolsonaro aseguró que el país estaba saliendo de la crisis sanitaria, que consideró ”prácticamente superada“.

Respecto a los medios, Bolsonaro insistió en que los periodistas ”tienen un papel enorme pero no aprendieron a trabajar“.

Antes de ir a la playa a pesar de la llovizna, el presidente había dado un paseo en motocicleta.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, también dijo este lunes que en abril de 2021 ”tuvimos un promedio de muertes de más de 3.000, y hoy, ¿cómo está? La campaña de vacunación en Brasil es una de las más exitosas del mundo“. La tasa diaria de muertes por COVID-19 se redujo a 437.

Queiroga también insistió en que una vez que se haya vacunado a toda la población, el certificado de inmunización perderá su utilidad, lo que va en contra de la opinión de Bolsonaro de que dicho documento debería eliminarse de inmediato.

La falta de tal credencial impidió a Bolsonaro asistir a un partido de fútbol el domingo, a pesar de sus afirmaciones de que tenía más anticuerpos naturales que las personas vacunadas porque en realidad él había tenido COVID-19 y lo había superado gracias a la ingesta de hidroxicloroquina.

Bolsonaro también insistió en que su tarjeta de vacunación era un asunto privado, lo que de hecho le costó otra prohibición el mes pasado de un restaurante de Nueva York antes de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El presidente también ha sido crítico con los confinamientos implementados por gobernadores y alcaldes. ”Ahora tenemos inflación y todos pagamos la cuenta”, dijo.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.