MercoPress, in English

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 09:33 UTC

 

 

Autoridades cubanas dicen “no” a manifestaciones “pacíficas”

Martes, 12 de octubre de 2021 - 23:32 UTC
 Ciertas libertades aún están lejos de convertirse en realidad bajo el régimen castrista de Cuba Ciertas libertades aún están lejos de convertirse en realidad bajo el régimen castrista de Cuba

Las autoridades cubanas se han pronunciado en contra de la realización de una manifestación opositora prevista para el 15 de noviembre por tener “propósitos inconstitucionales y desestabilizadores”.

La respuesta del Gobierno, publicada en una carta difundida por los medios locales este martes, fue firmada por el alcalde de habanero Alexis Acosta y dirigida a Junior García Aguilera, uno de los peticionarios, que había previsto que unas 5.000 personas participaran en la manifestación pacífica.

Acosta dijo que una protesta pública sería inconstitucional y contraria al artículo 56 de la Constitución Nacional que sí bien permite las protestas, exige “respeto al orden público y cumplimiento de las normas establecidas en la ley”.

Así, el alcalde dijo que los promotores del evento eran miembros de organizaciones o agencias subversivas financiadas por el gobierno de Estados Unidos. “Tienen la intención manifiesta de promover un cambio en el sistema político en Cuba”, dijo, basándose en “el apoyo público de legisladores, operadores políticos y medios de comunicación estadounidenses que incentivan acciones contra el pueblo cubano, intentan desestabilizar el país y instar a la intervención militar”.

Acosta también insistió en que el derecho del pueblo “sólo está limitado por los derechos de los demás” y la manifestación que tenían en mente los promotores sería contraproducente para “la seguridad colectiva, el bienestar general, el respeto al orden público, la constitución y las leyes”.

La Constitución de Cuba establece que el sistema socialista sea irrevocable. “Cualquier acción en su contra es ilegal”, dijo el alcalde Acosta. La marcha es considerada como una continuación de los incidentes del 11 de julio a nivel nacional, que fueron etiquetados por el Gobierno como un intento de golpe de Estado en su contra.

Los críticos del gobierno reunidos bajo un grupo de Facebook llamado Archipiélago habían planeado varias protestas para el 20 de noviembre, pero las reprogramaron para cinco días antes luego de que las autoridades declararan el 20 como “Día de la Defensa Nacional”.

Aún así, el 15 de noviembre marca la reapertura de las fronteras al turismo en Cuba luego de dos de restricciones pandémicas. Según los organizadores, las protestas tenían como objetivo exigir, entre otras libertades civiles, el derecho a manifestarse pacíficamente y el indulto para los opositores políticos encarcelados.

Categorías: Política, América Latina.