MercoPress, in English

Domingo, 14 de julio de 2024 - 00:44 UTC

 

 

La vacuna COVID-19 de Sinopharm es buena para niños de 3 a 11 años, dicen autoridades argentinas

Sábado, 2 de octubre de 2021 - 09:48 UTC
El nuevo lote permitirá dar cobertura a los 5 millones de adolescentes que tenemos en Argentina El nuevo lote permitirá dar cobertura a los 5 millones de adolescentes que tenemos en Argentina

La ministra de Salud de Argentina, Carla Vizzotti, anunció este viernes que la vacuna Sinopharm contra la COVID-19 había sido aprobada para su uso en niños de 3 a 11 años.

La funcionaria añadió que 3 millones de dosis del fármaco Pfizer-BioNTech debían llegar al país en octubre para avanzar en la inoculación de adolescentes sin comorbilidades.

“Hoy la [Agencia Nacional de Medicamentos] ANMAT confirma que estamos en condiciones de avanzar en la autorización del uso de la vacuna Sinopharm en pediatría para niños entre 3 y 11 años. Este es un gran paso en la campaña de vacunación y se suma a la escalada de vacunación de adolescentes que tenemos planificada para el mes de octubre, ya que entre el 4 y el 27 de octubre el laboratorio de Pfizer nos informó que están llegando más de 7 millones [de dosis]”, dijo Vizzotti.

El nuevo lote permitirá dar cobertura a “los 5 millones de adolescentes que tenemos en Argentina”, agregó.

Vizzotti también explicó que se sometió a una cirugía de apendicitis en una clínica privada en Buenos Aires en lugar de en un hospital público porque tiene seguro médico y si hubiera elegido un lugar público para su tratamiento, habría quitado ese espacio a alguien sin seguro que pudiera haberlo necesitado.

La ministra de “Salud Pública” había sido objeto de fuertes críticas por no buscar tratamiento en una institución pública, alegando que desconfiaba del propio sistema que ella misma encabeza.

“El Ministerio de Salud no es solo de Salud Pública. Es el Ministerio de Salud que se encarga de la Seguridad Social, medicina prepaga, que se encarga de la salud del país”, argumentó.

También habló de un “concepto erróneo que se ha extendido, no solo ahora, sino cada vez que un funcionario, especialmente de este gobierno, va a otro lugar que no sea un hospital público”.

El martes, Vizzotti sintió fuertes dolores y tuvo que abandonar una conferencia en Mar del Plata para trasladarse a la Ciudad de Buenos Aires donde fue ingresada en el Sanatorio Otamendi para su cirugía.