MercoPress, in English

Miércoles, 30 de noviembre de 2022 - 03:19 UTC

 

 

Bolsonaro arremete contra el juez De Moraes durante las celebraciones del Día de la Independencia de Brasil

Miércoles, 8 de setiembre de 2021 - 09:40 UTC
El tono del presidente fue antidemocrático, pero el golpe de estado que pregonó la oposición no llegó a concretarse El tono del presidente fue antidemocrático, pero el golpe de estado que pregonó la oposición no llegó a concretarse

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, insistió en su ataque verbal contra el Tribunal Supremo Federal (STF) durante las celebraciones del martes del Día de la Independencia Nacional.

A pesar del espeso clima político, las amenazas de golpe de Estado que los políticos y los medios de oposición anunciaban para el martes no se cumplieron, aunque, en un sentido amplio, Bolsonaro optó por atacar a la Corte Suprema, instando a la desobediencia de sus fallos.

Si bien el propio Bolsonaro asistió a las principales manifestaciones en Brasilia y São Paulo, cientos de miles de brasileños apoyaron al presidente en todo el país en otras ciudades. Las aceras de Copacabana de Río de Janeiro estaban irreconocibles bajo decenas de bolsonaristas según videos que se volvieron virales en Internet.

Hablando en un tono que algunos consideraron antidemocrático, Bolsonaro insistió en que nunca sería arrestado. “Quiero decirles a los sinvergüenzas que nunca me encarcelarán”, afirmó Bolsonaro desde lo alto de una camioneta con parlantes en la Avenida Paulista. “Quiero decirles a los que quieren verme inelegible, allá en Brasilia, que solo Dios me puede sacar de allí”, enfatizó respecto a los magistrados del Tribunal Superior Electoral (TSE) que lo pusieron bajo investigación por presuntas irregularidades en las elecciones de 2018.

Bolsonaro se centró particularmente en el juez Alexandre De Moraes, quien forma parte del STF y del TSE y parece tener un resentimiento personal contra el presidente, que ha sido correspondido.

“No es posible admitir que una persona, un hombre, perturba nuestra libertad. Decirle a este ministro que todavía tiene tiempo para redimirse, todavía tiene tiempo para presentar sus disculpas. Alexandre De Moraes. Deja de ser un canalla”, dijo Bolsonaro mientras pedía que ”todos los presos políticos (sean) liberados“ y que dejen de censurar la libertad de expresión.

De Moraes está a cargo de una investigación en el STF en la que se sospecha que Bolsonaro forma parte de una ”organización criminal“ que difunde noticias falsas (”fake news”) desde una oficina que operaría en el propio Palacio de Planalto.

Con “presos políticos”, Bolsonaro se refiere a los militantes de extrema derecha encarcelados por orden de De Moraes acusados de incitar a un golpe de estado.

De Moraes respondió en las redes sociales: “este 7 de septiembre conmemoramos nuestra independencia, que garantizó nuestra libertad y que solo se fortalece con el absoluto respeto a la democracia”.

Bolsonaro también hizo varias referencias de carácter nacionalista y religioso, dirigidas a sus numerosos simpatizantes de las iglesias evangélicas. “Este es el despertar de una nación, estoy seguro de que allá adelante seremos grandes ... colocaremos a Brasil en un lugar destacado en el mundo”, prometió. ”Quiero agradecerles a todos, quiero agradecer a Dios por mi vida (...) Brasil sobre todo, Dios sobre todo“.

En la mañana del martes y durante su discurso en Brasilia, frente a los palacios de la Presidencia, el STF y el Congreso, Bolsonaro habló de convocar al Consejo de la República, un órgano consultivo que sólo se reúne en circunstancias extraordinarias para decretar el Estado de Sitio, el Estado de Defensa o la intervención federal en un distrito.

Bolsonaro también tuvo unas palabras para el presidente del STF, Luiz Fux: ”No podemos aceptar más presión política en nuestro Brasil, o el jefe de ese (Poder Judicial) enmarca al suyo o ese Poder puede sufrir lo que no queremos”.

A las 10:30 a.m., Bolsonaro pronunció un breve discurso desde un camión del Ejército junto con el ministro de Defensa, general Walter Souza Braga Netto, considerado el miembro más bolsonarista de un virtual partido militar leal al gobierno.

Por otro lado, el vicepresidente Hamilton Mourao, también general del Ejército, ha expresado sus diferencias con Bolsonaro y no se subió al camión en el centro de Brasilia.

El ex candidato presidencial del PT, Fernando Haddad, quien fue golpeado por Bolsonaro, dijo que las palabras del presidente el martes fueron más que suficientes para abrir un proceso de juicio político.

 

Categorías: Política, Brasil.