MercoPress, in English

Domingo, 19 de setiembre de 2021 - 17:10 UTC

 

 

Precio del combustible baja en Uruguay a partir de septiembre

Martes, 31 de agosto de 2021 - 09:55 UTC
Sin un nuevo ajuste a la fórmula del PPI, no habría habido reducción de precios. Sin un nuevo ajuste a la fórmula del PPI, no habría habido reducción de precios.

El Gobierno de Uruguay anunció este lunes una pequeña reducción en el precio del combustible en surtidores debido a la utilización -por primera vez- de la nueva fórmula de ajuste del Precio de Paridad de Importación (PPI) ideada por la actual administración.

Es la primera rebaja en el precio de la gasolina y el diesel desde que comenzó el nuevo esquema de ajuste en junio, que toma como referencia el Precio de Paridad de Importación (PPI) calculado por la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (Ursea).

A partir del 1 de septiembre, un litro de gasolina Super bajará de UY $ 70,8 (US $ 1,66) a UY $ 70,41 (US $ 1,65), mientras que el diésel pasará de UY $ 50,7 (US $ 1,19) a 49,94 (US $ 1,17) y la gasolina Premium descenderá de UY $ 72,75 (US $ 1,71) a UY $ 72,34 (US $ 1,7), una reducción de 0,55%; 1,5% y 0,56% respectivamente.

Antes de que se introdujera el sistema PPI para ajustar los precios cada mes, había habido un aumento de 12% en promedio en junio, 0,5% en gasolina y 0,9% en diésel en julio, y de 7,6% y 10,9% respectivamente a principios de agosto.

El PPI es una fórmula que expresa cuánto costaría abastecer el mercado local en las mismas condiciones que la petrolera estatal (Ancap). El viernes pasado, la Ursea había emitido un informe que el Ejecutivo tuvo en cuenta para determinar los nuevos valores.

El dato de Ursea, que calcula el precio a la salida de la planta de refino de Ancap -es decir, sin los impuestos asociados al precio ni a los márgenes de fletes, distribuidores y estaciones de servicio- mostró que el PPI de nafta Super cayó 0,76% el mes pasado, la gasolinea Premium bajó un 0,79% y el gasóil cayó un 2,15%.

Si bien el PPI y el valor en el surtidor supuestamente deberían seguir la misma tendencia, no hay transferencia directa en términos porcentuales porque cuando se agregan los costos de la cadena secundaria, lo que sucede fuera de Ancap, pueden ocurrir ligeras variaciones.

Según un nuevo decreto publicado durante el fin de semana, el Gobierno introdujo algunos cambios en la fórmula del PPI. En lugar del valor del crudo desde el 16 de un mes hasta el 15 del siguiente, ahora las autoridades tendrán que medirlo entre el 26 de un mes y el 25 del siguiente.

Se dijo que la medida tenía como objetivo reducir la brecha de tiempo entre el informe Ursea y el cambio en los precios al público, para evitar la especulación entre los actores del mercado y los consumidores.

El PPI tampoco está vinculado al barril de crudo Brent comercializado en los mercados internacionales, sino al valor FOB de la gasolina y el diesel de la refinería.

El Ministerio de Industria, Energía y Minería de Uruguay (MIEM) dijo en un comunicado que “la reducción mensual [de combustibles] responde a un descenso de los productos refinados en la Costa del Golfo (de México) -que representan más del 80% del PPI- derivado de la caída del precio del petróleo”.

El nuevo sistema de ajuste surge de la controvertida Ley de Consideración Urgente (LUC) que la oposición quiere derogar mediante un referéndum. La LUC “garantiza que la evolución real de los costos del precio de los combustibles, tanto a la baja como al alza, se verá reflejada en los valores al público, eliminando la discrecionalidad fiscal”.

El director de Ursea en representación del opositor Frente Amplio (FA), Roberto Chiazzaro, explicó que sin el cambio de fechas, es decir, si las cosas se hubieran medido según las fluctuaciones entre el 16 de julio y el 15 de agosto, “habría habido una mínima variación al alza”. del PPI. De ahí que sin el decreto no se hubiera producido la primera rebaja del precio del combustible con el nuevo esquema.

Chiazzaro también dijo que el PPI “no era una herramienta útil” para tomar como referencia cada mes, porque transfiere las fluctuaciones del petróleo al mercado interno. En cambio, dijo que este cálculo debe usarse como una referencia teórica para comparar con los precios a los que vende Ancap -como se hizo durante los gobiernos de FA- pero manteniendo los ajustes al público más espaciados en el tiempo.

También enfatizó que la variación mensual de precios tiene un impacto en las finanzas de Ancap, porque entre el momento en que Ancap compra crudo y lo vende una vez refinado, los precios en surtidores pueden no reflejar el costo real del producto.

Categorías: Economía, Energía, Política, Uruguay.