MercoPress, in English

Viernes, 15 de octubre de 2021 - 23:57 UTC

 

 

Material genético de combatientes argentinos de 1982 llega a Córdoba para pruebas de ADN

Sábado, 28 de agosto de 2021 - 09:55 UTC
Las pruebas de ADN pueden tardar entre dos y tres semanas, se informó. Las pruebas de ADN pueden tardar entre dos y tres semanas, se informó.

El antropólogo forense argentino Luis Fondebrider, al servicio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), aterrizó este jueves en Córdoba en un vuelo privado desde las Islas Malvinas / Falkland con material genético para ser utilizado en la determinación de la identidad de los combatientes enterrados en la tumba C.1.10 en el cementerio militar de Darwin.

Las muestras serán analizadas en el laboratorio local del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para ayudar a relacionar esos restos con los nombres de los cinco comandos del Grupo Alacrán de Gendarmería Nacional Alacrán muertos cuando su helicóptero Puma fue derribado por un misil británico el 30 de mayo de 1982 sobre Monte Kent.

Las pruebas de ADN pueden tardar entre dos y tres semanas, se informó.

El avión Lear Jet voló desde el aeropuerto de San Fernando al norte de Buenos Aires hasta Mount Pleasant llevando las lápidas de los soldados Néstor Osvaldo Pizarro, Ramón Antonio Meza y Juan Carlos Baldini. Sus cuerpos habían sido identificados en 2019, pero las restricciones pandémicas habían imedido hasta ahora que sus tumbas fueran nombradas correctamente. El vuelo privado fue costeado por el empresario argentino Eduardo Eurnekian.

Fondebrider, fundador y exdirector del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), también formó parte del Plan Proyecto Humanitario involucrado en la identificación de los soldados argentinos enterrados como “sólo conocidos por Dios” en el cementerio de Darwin desde 2017.

La tumba C.1.10 debería haber sido reabierta entonces, pero no lo fue porque desde 2004 tenía nombres, incorrectos pero suficientes para mantenerla por fuera del alcance del acuerdo de diciembre de 2016 entre los gobiernos del Reino Unido, Argentina, las Islas Malvinas / Falkland y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El líder de la misión del CICR, Laurent Corbaz, anunció la semana pasada que los huesos humanos encontrados en la tumba C.1.10 estaban en buen estado para obtener material de ADN y fuentes de MercoPress han establecido que los familiares de todos los miembros de la tripulación de la aeronave derribada han proporcionado muestras para su análisis, a pesar de lo cual Fondebrider advirtió que “cinco cuerpos no siempre significan cinco nombres”.

En 1983, el coronel británico Geoffrey Cardoso y su equipo habían establecido que el alférez de Gendarmería Ricardo Sánchez era uno de los muertos, gracias a una tarjeta de identificación. En 2004 se agregaron por error los nombres de Héctor Walter Aguirre, Mario Ramón Luna, Julio Ricardo Sánchez y Luis Guillermo Sevilla.

Cuando tres de ellos fueron encontrados en 2017 a través de pruebas de ADN enterrados en tumbas individuales, la cuestión de a quién pertenecían los restos volvió a ser el centro de atención. De ahí el nuevo proyecto humanitario.

“El trabajo nos permite certificar que hay al menos cinco cuerpos y no cuatro como se había señalado en 1983, lo que no desacredita el extraordinario trabajo que realizó el coronel británico Geoffrey Cardozo cuando recogió los cuerpos de los soldados argentinos de los campos de batalla. . y creó el cementerio, ya que hace 39 años fue realizado por personal militar y no por científicos y luego de que los cuerpos se dejaran a la intemperie durante tres meses ”, dijo Fondebrider.