MercoPress, in English

Miércoles, 1 de diciembre de 2021 - 06:50 UTC

 

 

Uruguay no cambiará sus planes de vacunación a pesar de la solicitud de la OMS

Viernes, 6 de agosto de 2021 - 08:00 UTC
“Negativo, central”, respondió Salinas a la OMS “Negativo, central”, respondió Salinas a la OMS

El ministro de Salud de Uruguay, Daniel Salinas, negó este jueves que su país fuera a cambiar de rumbo en su campaña de inmunización contra el coronavirus, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó que los países con un excedente de vacunas las donen antes de aplicar una tercera dosis.

“Negativo, central”, dijo Salinas durante un seminario sobre el suicidio de adolescentes, que es la principal causa de muerte del país entre las personas de entre 15 y 24 años.

El miércoles, la OMS había pedido suspender la aplicación de una tercera dosis al igual que la inoculación de adolescentes en los países desarrollados para que al menos el 10% de la población de cada país recibiera vacunas, lo que protegería a quienes corren mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave y morir.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que una pausa permitiría vacunar al menos al 10% de la población de todos los países, en un momento en que Israel, Alemania y Francia, entre otros, han anunciado planes para una tercera dosis, mientras que naciones de bajos ingresos sólo han administrado 1,5 dosis por cada 100 habitantes por falta de suministro.

“Entiendo la preocupación de todos los gobiernos por proteger a su gente de la variante Delta. Pero no podemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aún más,” dijo el jefe de la OMS.

En Haití y la República Democrática del Congo nadie ha recibido dos dosis de vacuna. Indonesia, que ha experimentado un aumento repentino de las infecciones y las muertes en los últimos meses debido a la variante Delta, solo ha vacunado completamente al 7,9% de su población, según Our World in Data.

A pesar de las súplicas de la OMS, varios países siguen adelante con planes para vacunar a niños y adolescentes.

Por ejemplo, la provincia argentina de Buenos Aires vacunó a más de 30.000 pacientes entre 12 y 17 años en los dos primeros días en que se pusieron a disposición inmunizadores para ese grupo etario esta semana. Se dio prioridad según comorbilidades y condiciones de salud.