MercoPress, in English

Jueves, 19 de mayo de 2022 - 17:57 UTC

 

 

Informe de CEPAL muestra fuerte caída de IED en LatAm durante 2020

Viernes, 6 de agosto de 2021 - 09:11 UTC
“Es difícil pensar que las entradas de IED a la región tendrán un incremento de más del 5% en 2021”, afirma  Alicia Barcena directora de CEPAL. “Es difícil pensar que las entradas de IED a la región tendrán un incremento de más del 5% en 2021”, afirma Alicia Barcena directora de CEPAL.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicado este jueves mostró que la Inversión Extranjera Directa (IED) en la región se ha visto severamente afectada por la crisis del COVID-19.

Los flujos de efectivo a América Latina y el Caribe cayeron un 34,7% durante 2020 para llegar a US $ 105.480 millones, lo que también representó un retroceso del 51% con respecto al récord histórico de 2012, así como el monto más bajo desde 2010.

A nivel mundial, los montos de IED cayeron un 35% en 2020, alcanzando aproximadamente US $ 1,0 billón, lo que representa la marca más baja desde 2005. América Latina y el Caribe han tenido una tendencia a la baja desde 2013, lo que ha puesto de relieve la relación entre los flujos de IED y los ciclos de precios de las materias primas, principalmente en América del Sur.

El documento especifica que la IED mostró una recuperación en la región entre septiembre de 2020 y febrero de 2021. Sin embargo, entre entonces y mayo de 2021, se ha detectado una nueva caída.

“En este escenario, es difícil pensar que las entradas de IED a la región tendrán un aumento de más del 5% en 2021”, pronosticó el informe de la agencia de Naciones Unidas.

“La IED ha hecho aportes relevantes en América Latina y el Caribe, pero no existen elementos que permitan afirmar que en la última década ha contribuido a cambios significativos en la estructura productiva de la región o que ha servido de catalizador para la transformación del modelo económico productivo del desarrollo productivo. Hoy el desafío es mayor por las características y magnitud de la crisis. Necesitamos canalizar la IED hacia actividades que generen mayor productividad, innovación y tecnología”, dijo la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena.

También señaló que hasta ahora los intereses de los inversionistas se han colocado por encima de los del país anfitrión, independientemente de que genere empleo o cause daños al medio ambiente y pidió acciones multilaterales para revertir la tendencia.

La CEPAL ha identificado ocho sectores estratégicos para dar un gran impulso a la sostenibilidad en la región, como la transición a las energías renovables; electromovilidad sostenible en las ciudades; la revolución digital inclusiva; la industria de fabricación de productos sanitarios; la bioeconomía; la economía del cuidado humano; la economía circular y el turismo sustentable.

Solo cinco países han visto aumentar sus IED en 2020: las Bahamas y Barbados en el Caribe, Ecuador y Paraguay en América del Sur, y México, el segundo mayor receptor de la región después de Brasil.

Los sectores de recursos naturales y manufactura, con reducciones del -47% y -38%, fueron los más afectados en 2020. Las energías renovables siguieron siendo el sector de la región que más interés despierta de los inversores extranjeros.

Estados Unidos aumentó su participación en la IED en la región del 27% al 37% debido a la fuerte caída en Europa (del 51% al 38%) y otros lugares de América Latina (del 10% al 6%).

“La menor caída de Estados Unidos como fuente de IED se explica principalmente por el aumento de las inversiones de este país en Brasil en 2020. Por el contrario, las entradas de los dos países europeos que más inversiones tuvieron en Brasil - Holanda y Luxemburgo- se redujeron entre 2020 y 2019, lo que determinó una caída en el peso de Europa como inversor”, señaló el documento.

Los flujos de empresas transnacionales latinoamericanas también cayeron un 73%. Pero mientras Chile y México mostraron un aumento en los flujos de inversión directa en el exterior, Argentina, Brasil, Colombia y Panamá registraron retrocesos.

El segundo capítulo del informe destacó ”la inversión de China en un mundo cambiante“ y sus ”implicaciones para la región“.

”El proceso de recuperación en América Latina y el Caribe de la pandemia Covid-19 es una oportunidad para iniciar una nueva etapa en las relaciones económicas con China y desarrollar políticas que aseguren que las inversiones del país contribuyan a la construcción de capacidades productivas en los países receptores, estableciendo vínculos con proveedores locales, generando empleo y promoviendo el desarrollo sustentable”, afirma el reporte.

Luego, el tercer capítulo se centró en las estrategias de inversión en la era digital. Destacó cómo la IED puede contribuir a la transformación digital en América Latina y el Caribe. Sin embargo, si no se tienen en cuenta las características estructurales de las economías de la región, la digitalización podría profundizar las brechas existentes y generar una mayor exclusión y desigualdad distributiva.