MercoPress, in English

Domingo, 19 de setiembre de 2021 - 17:47 UTC

 

 

Brasil proyecta comenzar vacunación de jóvenes entre 12 y 17 años y reducir el período entre dosis de Pfizer en breve

Miércoles, 28 de julio de 2021 - 08:21 UTC
 El Ministerio de Salud recomienda un intervalo de 90 días entre las inyecciones de Pfizer, contra la indicación del fabricante de 21 días. El Ministerio de Salud recomienda un intervalo de 90 días entre las inyecciones de Pfizer, contra la indicación del fabricante de 21 días.

Las autoridades sanitarias de Brasil anunciaron este martes que la vacunación de adolescentes de 12 a 17 años contra el Covid-19 comenzará después de que toda la población de 18 años o más haya recibido al menos una dosis.

 El anuncio se realizó a través de un comunicado conjunto de Conass (el consejo de secretarios de salud a nivel estatal -provincial-) y Conasems (el de secretarios de salud a nivel municipal), ambos órganos gestores del Sistema Único de Salud (SUS).

El presidente de la Conass, Carlos Lula, explicó el martes que se dará prioridad a los adolescentes con comorbilidades y previó que la vacunación de adultos se completará dentro de tres a cinco semanas, por lo que la inmunización de adolescentes estaría lista para comenzar a fines de agosto o principios de septiembre, aunque no se informó qué fármaco se utilizaría.

La droga de Pfizer está autorizada para su uso en ese grupo de edad desde junio y, según los informes, algunas ciudades brasileñas, como Campo Grande, en Mato Grosso do Sul, Niterói, en Río, y Guajará-Mirim, en Rondônia, han comenzado a vacunar adolescentes. Pero la declaración del martes especifica que las jurisdicciones locales deben cumplir con el Plan Nacional de Inmunización, “bajo pena de responsabilidad futura”.

Alrededor del 46% de la población de Brasil había recibido al menos una dosis de la vacuna anticoronavirus hasta el martes, mientras que más del 18% está completamente inmunizado, ya sea con dos dosis o con medicamentos monodosis contra Covid-19.

En la misma línea se expresó el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, cuando dijo que la reducción del intervalo entre dosis de la vacuna de Pfizer solo debe ocurrir después de haber inoculado a toda la población mayor de 18 años con al menos uno de los agentes inmunizantes disponibles en el país.

Actualmente, el ministerio recomienda una brecha de 90 días entre la primera y la segunda dosis de Pfizer, mientras que el paquete del medicamento especifica claramente que debe ser de 21 días.

“Luego de llegar a la población mayor de 18 años, todos vacunados con la primera dosis de la vacuna viene la estrategia de reducir el rango de dosis del inmunizante, que tiene evidencia científica de esta reducción, que es la vacuna Pfizer, aprobada por Anvisa”, dijo el ministro en rueda de prensa conjunta con Carlos Lula.

La secretaria especial de Brasil para la lucha contra el Covid-19, Rosana Leite, también explicó que “en Pfizer, el [intervalo] que figura en el prospecto es de 21 días”. Agregó que las autoridades locales permitieron un intervalo más largo para avanzar con la primera dosis, pero como las vacunas de Pfizer ahora llegaban en grandes volúmenes, sería posible revisar esta estrategia.

“Ya hicimos varios análisis y, con las entregas que tenemos, es posible volver al plazo que está en el folleto”, admitió Queiroga. Pero solo después de que la primera dosis haya llegado a todos los adultos, agregó.

Mientras tanto, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) suspendió temporalmente la autorización para la importación del inmunizador Covaxin desarrollado en India luego de que el laboratorio Bharat Biotech declarara que la empresa Precisa Medicamentos no tiene licencia para representarla en Brasil.

“La decisión también tomó en cuenta la noticia de que podrían haberse adjuntado documentos ilegítimos al proceso de importación, lo que puede afectar las conclusiones sobre los aspectos de calidad, seguridad y eficacia de la vacuna que se utilizará en la población nacional”.

Bharat Biotech anunció el 23 de julio que puso fin al memorando de entendimiento para vender Covaxin a Precisa Medicamentos. En la nota, la empresa india negó “con vehemencia” haber emitido documentos presentados por esa empresa brasileña al Ministerio de Salud durante el proceso de adquisición de medicamentos.

La documentación mencionada forma parte del contrato firmado el 25 de febrero. Brasil incluso comprometió miles de millones de reales para la adquisición de 20 millones de dosis de Covaxin a un precio excesivo, pero la compra se detuvo cuando estalló un escándalo que ahora está siendo investigado por la comisión del Senado que evalúa la gestión gubernamental de la pandemia, la Policía Federal, la Fiscalía Federal y el Tribunal de Cuentas de la Unión.

Categorías: Ciencia y salud, Brasil.