MercoPress, in English

Domingo, 19 de setiembre de 2021 - 17:32 UTC

 

 

Senado de Francia respalda la postura de Macron sobre la vacunación, aunque con algunos cambios

Lunes, 26 de julio de 2021 - 09:45 UTC
El Consejo Constitucional de Francia aún tendrá la última palabra El Consejo Constitucional de Francia aún tendrá la última palabra

A pesar de las protestas que calificaron las medidas como “fascistas” que solo puede tener lugar dentro de una “tiranía”, el Parlamento de Francia ha respaldado la iniciativa del Presidente Emmanuel Macron de extender el uso de un pase de salud y hacer la vacunación anticoronavirus obligatoria para trabajadores de la salud.

 La cámara alta aprobó el proyecto de ley por 199 votos contra 123, aunque se hicieron algunos cambios a la redacción original, incluido el aplazamiento de la implementación de las nuevas reglas hasta septiembre.

Sin embargo, el proyecto de ley aún debe sobrevivir al Consejo Constitucional antes de convertirse en ley, un paso que el primer ministro Jean Castex decidió tomar para evitar futuras acusaciones de actuar en contra de las libertades civiles.

Además de hacer obligatoria la vacunación para los cuidadores, bomberos o profesionales que trabajan con personas mayores, el proyecto de ley prevé una extensión del pase de salud (que certifica una de las condiciones requeridas y que es la inmunización, resultado negativo de un hisopo o certificado de cura de coronavirus) para cafés, restaurantes, espectáculos, exposiciones, aviones, trenes y autobuses de larga distancia e instituciones médicas.

La mayoría del Senado revisó el texto para hacerlo “más claro” y “más respetuoso de los derechos humanos y las libertades”. En particular, condicionó la prórroga del pase al restablecimiento del estado de emergencia sanitaria, hasta el 31 de octubre.

Mientras tanto, los alemanes no vacunados podrían enfrentar nuevas restricciones si las infecciones continúan aumentando, según la Jefa de Gabinete de la cancillería, Helge Braun.

“Las personas vacunadas ciertamente tendrán más libertad que las personas no vacunadas”, dijo en una entrevista con el periódico Bild am Sonntag.

Los alemanes deben estar completamente vacunados o proporcionar una prueba negativa reciente para utilizar instalaciones como restaurantes, cines y centros deportivos o gimnasios.

Pero si las tasas de infección continúan aumentando, las personas no vacunadas tendrán que reducir sus contactos, advirtió Braun. “Esto podría significar no tener autorización para visitar lugares como restaurantes, cines y estadios para personas no vacunadas, considerado como un riesgo demasiado alto”, dijo, aunque Alemania ha dejado claro que no obligará a las personas a vacunarse.