MercoPress, in English

Domingo, 19 de setiembre de 2021 - 16:39 UTC

 

 

Clubes y gimnasios uruguayos deben controlar la vacunación si quieren un aumento en el aforo

Viernes, 23 de julio de 2021 - 09:55 UTC
Se está considerando el regreso del público a los estadios de fútbol para aficionados con sus vacunas al día, dijo Bauzá. Se está considerando el regreso del público a los estadios de fútbol para aficionados con sus vacunas al día, dijo Bauzá.

El secretario de Deportes de Uruguay, Sebastián Bauzá, ha dicho que los clubes y gimnasios interesados en permitir que más personas asistan a sus instalaciones deberán verificar el estado de vacunación contra COVID-19 de sus miembros.

Bauzá también explicó, según un informe publicado este jueves por el diario El País de Montevideo, que se podría alcanzar un 65% de capacidad, “siempre y cuando todos los que están adentro estén vacunados”.

“Será responsabilidad de cada club y gimnasio controlar la vacunación para tener una mayor capacidad. Quizás, hasta un 65%, siempre y cuando todos los que están dentro estén vacunados”, dijo el funcionario. Actualmente, los clubes y gimnasios pueden albergar hasta el 45% de su capacidad.

Bauzá había dicho la semana pasada que se estaba considerando el regreso de las multitudes a los estadios de fútbol “a partir del mes de agosto” pero solo para las personas completamente vacunadas o para las que hayan tenido la enfermedad menos de tres meses antes del evento, mientras que los niños de hasta 12 años que no están incluidos en el plan de vacunación también podrán asistir a eventos deportivos si van acompañados de sus padres.

Mientras tanto, la campaña de vacunación de Uruguay se ha visto afectada por los hallazgos científicos en Chile con respecto a la efectividad de la vacuna Sinovac después de seis meses de aplicación y ahora también se está considerando la necesidad de una tercera dosis.

El secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, explicó este jueves que para los vacunados con Pfizer, la tercera dosis debería llegar “un año después de la vacunación”, mientras que en el caso de Sinovac, los científicos uruguayos seguían evaluando la situación.

“En el caso de Pfizer, debido a los estudios que existen, [la tercera dosis] debería ser sólo un año después de la inmunización. En el caso de Sinovac, estamos analizando el tema de los niveles de anticuerpos”, dijo.

Delgado también señaló que se estaba estudiando una inyección de refuerzo “para los inmunosuprimidos y seguramente para las personas con comorbilidades”, mientras que se espera para los próximos días una decisión de la Comisión de Vacunas del Ministerio de Salud Pública (MSP). Pero si se necesita una tercera dosis para quienes recibieron Sinovac, “será con Pfizer”, dijo.

“Ya hay una decisión global de que esto va a tener al menos un refuerzo anual”, señaló Delgado.

Un informe científico de Chile ha indicado que la eficacia de Sinovac disminuye con el tiempo y es menos protectora contra la variante Delta del coronavirus.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha aconsejado por motivos éticos que no se aumenten las dosis antes de que las vacunas “lleguen a todo el mundo”.

Uruguay se encuentra entre los 10 países o economías con más dosis administradas en relación al tamaño de su población. Más del 70% de los uruguayos han recibido al menos una dosis cuando el promedio mundial es del 26,8%.

La inmunóloga María Moreno, miembro de la comisión asesora de vacunas, fue citada por El País explicando que ”no tiene sentido vacunar (con refuerzos) sin tener pruebas claras de que una tercera dosis te protegerá a nivel de transmisión“.

”Me genera dudas porque refuerzas el sistema a nivel inmunológico pero no necesariamente a nivel de mucosas“, agregó, y destacó que existían otras ”herramientas no farmacológicas” a considerar para la lucha contra las nuevas variantes de coronavirus.

El diario montevideano también destaca el caso de Israel, donde toda la población ha recibido dosis de Pfizer. “La vacuna está dando menos protección desde mediados de junio: especialmente en infecciones leves, cuya protección es del 50%. Y luego la protección contra una enfermedad grave ha bajado del 98% al 93%. Aún no sabemos si esto se debe a la variante Delta o si han pasado seis meses desde la vacunación de las personas”, dijo a El País Jaim Rafalowski, miembro de la Mesa de Crisis por Coronavirus de Israel.

En tanto, el Ministerio de Turismo de Uruguay ha admitido que está analizando diferentes propuestas para que el país se convierta en un destino para turistas que quieren acceder a las vacunas.

“Estamos planeando una reapertura de fronteras a los extranjeros, ordenada para el próximo mes de septiembre”, dijo el ministro de Turismo, Germán Cardoso. También explicó que la propuesta era permitir que los viajeros ingresen al país y se vacunen, siempre que permanezcan al menos 21 días.