MercoPress, in English

Viernes, 30 de julio de 2021 - 10:24 UTC

 

 

Coche volador aterriza con éxito en Eslovaquia

Jueves, 1 de julio de 2021 - 03:33 UTC
En el aire En el aire
En las calles En las calles

Un vehículo de diseño eslovaco que puede funcionar tanto como un automóvil o como un avión completó con éxito un tramo de 80 kilómetros desde Nitra a Bratislava y finalmente salió del aeropuerto a las calles de la capital del país.

Los desarrolladores estiman que el modelo estará disponible en el mercado en 2023. Lo llamaron AirCar.

El automóvil puede desplegar sus alas en menos de 3 minutos y convertirse en un avión monomotor con una hélice detrás de la cabina y volar a una velocidad entre 170 y 190 km / h.

Después del vuelo de prueba, el prototipo plegó sus alas y fue conducido a las calles de Bratislava sin problemas.

El híbrido coche-avión, diseñado por el ingeniero eslovaco Stefan Klein, fue el primer vehículo de este tipo en aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Bratislava después de completar la distancia a una velocidad media de 170 kilómetros por hora.

“Este vuelo inicia una nueva era de vehículos de transporte dual. Abre una nueva categoría de transporte y devuelve al individuo la libertad asociada con los automóviles”, dijo Klein.

“La máquina funcionó perfectamente”, agregó.

“Después de aterrizar, con el clic de un botón, el avión se transformó en un auto deportivo en menos de 3 minutos”, continuó.

El AirCar Prototype 1 está equipado con un motor BMW de 160 caballos de fuerza con una hélice fija y un paracaídas.

Durante sus ya 40 horas de vuelo, el dispositivo ha alcanzado una altura de unos 2.500 metros y una velocidad de 190 kilómetros por hora.

Hace cuatro años, Klein presentó el prototipo Aeromobil 4.0, que se diferencia del AirCar no solo en su diseño, sino también en cómo se transforma de un avión en un vehículo normal, algo que con el nuevo modelo dura mucho menos.

El AirCar debe completar 50 horas de vuelo para solicitar una certificación. Se dice que un segundo prototipo más rápido con ligeros ajustes en el diseño y mayor potencia del motor está en ciernes y que Klein espera conseguir la certificación de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) con este modelo mejorado.

El AirCar funciona con combustible normal. Según Klein, puede volar unos 1.000 km a una altitud de 2.500 metros. Solo se necesitan 2 minutos y 15 segundos para transformarlo en un avión capaz de transportar a dos personas, con un peso combinado máximo de 200 kg. Pero, a diferencia de los prototipos de taxis de drones, no puede despegar y aterrizar verticalmente y requiere una pista.

Hay grandes expectativas en el naciente mercado de automóviles voladores, algo que durante mucho tiempo se consideró en la cultura popular como un hito a alcanzar. En 2019, la consultora Morgan Stanley predijo que el sector podría tener un valor de $ 1.5 mil millones para 2040.

El director ejecutivo de Hyundai Motors Europe, Michael Cole, calificó el concepto de “parte de nuestro futuro”. Se considera una posible solución a la presión sobre las infraestructuras de transporte existentes.

La compañía detrás de AirCar, Klein Vision, fundada por Stefan Klein, dice que el prototipo tardó unos dos años en desarrollarse y que se invirtió “menos de 2 millones de euros” (unos 2,4 millones de dólares).

Anton Rajac, asesor e inversor de Klein Vision, dijo que si la empresa pudiera atraer incluso un pequeño porcentaje de las ventas globales de aerolíneas o taxis, tendría mucho éxito.