MercoPress, in English

Lunes, 8 de agosto de 2022 - 09:34 UTC

 

 

Piñera fija el 4 de julio como día inaugural de la Convención Constituyente chilena

Lunes, 21 de junio de 2021 - 09:27 UTC

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció el domingo que la nueva asamblea constituyente está programada para abrir sesiones el 4 de julio.

Los 155 delegados electos a mediados de mayo deben redactar una nueva Constitución que sustituya a la de la dictadura de Augusto Pinochet.

De hecho, una nueva Constitución fue una de las demandas durante el estallido social de 2019.

La asamblea tendrá nueve meses para redactar una nueva Carta Magna, según se determinó en las urnas en el plebiscito del 25 de octubre pasado. El plazo se puede ampliar hasta tres meses más.

Con la nueva Ley Fundamental, Chile tendrá una nueva Constitución y eliminará los últimos vestigios del régimen de Pinochet, al suprimir un documento que algunos incluso consideran ilegítimo porque fue aprobado en 1980 bajo una dictadura militar.

Una vez redactada, la nueva Constitución debe aprobarse en un plazo de 60 días en un nuevo plebiscito.

Piñera dijo que la Convención “representa una gran oportunidad para lograr acuerdos amplios y sólidos, que permitan dar lugar a una Constitución que sea reconocida y respetada por todos y constituya un gran marco de unidad, estabilidad y proyección. hacia el futuro.”

Agregó que “será un hito histórico” porque “por primera vez en nuestra historia estaremos escribiendo democráticamente y con amplia participación ciudadana”, dijo.

Piñera insistió en que si bien “esta Convención tiene importantes grados de autonomía que todos debemos respetar”, la gente no debe olvidar que “su misión no es gobernar ni legislar”.

La Convención estará integrada por 78 hombres y 77 mujeres y contará con la participación de 17 representantes de pueblos indígenas.

En su primera sesión, debe elegir presidente y vicepresidente y definir de manera autónoma su reglamento interno.

Los chilenos eligieron a una mayoría de independientes a mediados de mayo para la Convención, lo que según analistas evidenció un voto castigador para los partidos tradicionales, especialmente la oposición de centroizquierda que competía fragmentada.

Categorías: Política, Chile.