MercoPress, in English

Viernes, 30 de julio de 2021 - 09:25 UTC

 

 

Oposición brasileña se manifiesta en todo el país por la renuncia de Bolsonaro y más vacunas

Lunes, 21 de junio de 2021 - 09:29 UTC
Fuera Bolsonaro y Vacuna Ahora pide la oposición. Fuera Bolsonaro y Vacuna Ahora pide la oposición.

Millares de brasileños salieron a las calles en diferentes ciudades de todo el país el domingo para expresarse en contra de la forma en que el presidente Jair Bolsonaro ha estado manejando la pandemia de coronavirus y pedir su renuncia.

Las multitudes, que llevaban máscaras y mantenían la distancia social siempre que era posible, también exigieron más vacunas para detener la propagación de la enfermedad covid-19.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, tuiteó el domingo: “500.000 vidas perdidas debido a la pandemia que afecta a nuestro Brasil y al mundo”.

En la marcha tuvieron presencia destacada profesores y estudiantes de universidades públicas, así como funcionarios, sindicatos, artistas, grupos antirracistas y LGTBI.

Muchos de los manifestantes recordaron la cantidad de veces que el gobierno ignoró los correos electrónicos del laboratorio Pfizer que ofrecían vacunas, lo que resultó en la compra de menos dosis de las disponibles.

Además de las vacunas, algunos manifestantes también señalaron problemas como el aumento de la pobreza y una inflación creciente.


El presidente, un capitán retirado del ejército, ha estado acumulando su apoyo
dentro de los círculos militares y religiosos de extrema derecha.

Las manifestaciones, especialmente numerosas en Río de Janeiro, San Pablo, Belo Horizonte y Brasilia, fueron convocadas por movimientos sociales de izquierda como el Frente Popular Brasil y Povo Sem Medo (Gente sin Miedo), entre otros.

Los principales partidos políticos de izquierda, como el Partido de los Trabajadores (PT), tuvieron una presencia discreta, aunque en la marcha carioca hubo discursos de figuras importantes, como la diputada federal y exgobernadora Benedita da Silva.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) optó por no participar en las manifestaciones pero, sin embargo, estuvo presente en canciones, camisetas y pancartas que esperaban su regreso a la presidencia en las elecciones de octubre de 2022.

Las protestas del domingo se produjeron el mismo día en que el país alcanzó las 500.000 muertes por covid-19 que fue la base para pedir su renuncia por “genocidio sanitario”.

“Brasil no se merece a Bolsonaro, debemos destituirlo por juicio político o elecciones, lo que sea posible”, dijo el ex candidato presidencial del opositor Partido de los Trabajadores (PT) Fernando Haddad, presente en el acto en la Avenida Paulista de la ciudad de San Pablo. la principal del país y la más grande de Sudamérica.

Mientras Bolsonaro participaba en un evento de la Marina en Río de Janeiro, miles de cariocas se reunieron a unas cuadras, en la avenida Presidente Vargas para solicitar su renuncia.

Bolsonaro es investigado por una comisión del Senado por su gestión y omisiones durante la pandemia. Actualmente, el 11% de los brasileños está inmunizados con dos dosis, luego de que en 2020 el Gobierno desistiera de contratar vacunas y, en cambio, optara por el uso de un remedio contra la malaria llamado cloroquina que se convirtió en bandera del bolsonarismo, aunque nunca mostró resultados científicos.

Por todo esto, la solicitud para las manifestaciones del domingo fue “Bolsonaro Fora” (Fuera Bolsonaro) y “Vacina Agora” (Vacuna Ahora) comenzó en Brasilia, con más de 30.000 personas según medios locales.

Según la mayoría de las encuestas, Lula derrotaría a Bolsonaro en la primera y segunda rondas electorales en 2022. El presidente, un capitán retirado del ejército, ha estado acumulando su apoyo dentro de los círculos militares y religiosos de extrema derecha.

“Vacuna en el brazo y comida en el plato”, escribió Lula en las redes sociales. “500.000 muertes por una enfermedad para la que ya existe vacuna, en un país que ya era referencia mundial en vacunación. El nombre de eso es genocidio. Mi solidaridad con las víctimas”, agregó.

Mientras tanto, Bolsonaro felicitó a los policías que en Brasilia y el estado de Goiás iniciaron la búsqueda de un asesino en serie llamado Lázaro Barbosa.

Pero el silencio oficial fue contrastado por la multitud en las calles. El cantautor Chico Buarque, quien cumplió 77 años el sábado, estuvo entre los manifestantes en Río.

La popularidad de Bolsonaro era del 25% en mayo. Organizó caravanas de motocicletas en Brasilia, Río y San Pablo como una forma de demostrar que la calle no era propiedad de la oposición y podía disputarla.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.