MercoPress, in English

Martes, 18 de enero de 2022 - 09:53 UTC

 

 

Naftali Bennett juramentado como primer ministro israelí tras 12 años de Netanyahu

Lunes, 14 de junio de 2021 - 09:51 UTC
“En Irán hoy están celebrando”, dijo el primer ministro saliente Netanyahu. “En Irán hoy están celebrando”, dijo el primer ministro saliente Netanyahu.

Naftali Bennett se convirtió este domingo en el nuevo primer ministro de Israel, poniendo así fin a los 12 años de gobierno de Benjamin Netanyahu del Partido Likud.

El líder del partido ultranacionalista Yamina fue ratificado este domingo en una votación en el Parlamento que validó la creación definitiva de un nuevo Gabinete.

La carrera política de Bennett está asociada con el ultranacionalismo religioso, un discurso de mano dura contra los palestinos, la defensa de la anexión israelí de la Cisjordania ocupada y el neoliberalismo económico.

Luego de un complejo pacto sin precedentes históricos entre ocho partidos de casi todo el espectro político, Bennett fue ratificado este domingo. Bennett será primer ministro durante los dos primeros años, cuando será reemplazado por el centrista Yair Lapid.

Nacido en la ciudad de Haifa en 1972 en el seno de una familia judía emigrada de Estados Unidos, el nuevo primer ministro fue un estrecho colaborador de Netanyahu, bajo cuyo mando se desempeñó como ministro de Defensa y también de Educación.

Con la cabeza coronada con una kipá, Bennett es un religioso de línea moderada, un militar en la reserva y un ex empresario multimillonario con un perfil ideológico más derechista que el del propio Netanyahu. Su partido, Yamina, obtuvo siete escaños en las elecciones de marzo.

Dirigirá un Ejecutivo de amplia diversidad ideológica, incluso antitética, integrado por grupos que van desde la izquierda hasta la extrema derecha e incluso un partido árabe islamista.

“Para que el Ejecutivo tenga éxito, necesitamos que todos los socios actúen con moderación”, ha dicho Bennett en un tono conciliador que ratificó este domingo en su discurso ante la Knesset (Parlamento israelí) tras años de polarización con Netanyahu.

Aunque su gobierno está a favor de un proceso de paz con los palestinos, ha prometido “no entregar territorios”, en referencia a Cisjordania y Jerusalén Oriental para lo cual está dispuesto a lanzar una operación militar “si es necesario”.

Bennett insistió en que “espero que se mantenga” el alto el fuego “vigente con el movimiento islamista Hamas en la Franja de Gaza”. Sin embargo, si este último “opta por usar la violencia” contra Israel, “chocará contra un muro de acero”, advirtió.

En 1990 Bennett ingresó en el servicio militar obligatorio como soldado y ascendió a comandante en una de las fuerzas de combate más prestigiosas del país, la unidad de élite Sayeret Matkal. No es un caso único: otros líderes, como el propio Netanyahu o el ex primer ministro Ehud Barak, también lo han hecho anteriormente.

En su vida empresarial, a la edad de 26 años, Bennett fundó una startup de alta tecnología dedicada a la lucha contra el fraude y se hizo millonario vendiéndola en 2005 por 145 millones de dólares estadounidenses.

En 2006 regresó al Ejército para participar en la Segunda Guerra del Líbano. Entró en la política como miembro del partido Likud de Netanyahu, con quien fue asesor y colaborador cercano durante 16 meses, hasta 2008. Sin embargo, a pesar de la química inicial, los desacuerdos y la enemistad entre los dos fue creciendo hasta la ruptura total.

Entre 2010 y 2012, Bennett fue director general de Yesha, un organismo que agrupa a los líderes de los colonos de Cisjordania. También fundó el colectivo ultranacionalista “Israel Shelí” (Mi Israel) con Ayelet Shaked, otra líder icónica de derecha que ha sido su número dos hasta la fecha.

Tras las elecciones de 2013, ambos ingresaron por primera vez al Parlamento con el partido Habait Hayehudí (Hogar Judío), que fue la cuarta fuerza tras una campaña en la que presentó un mensaje nacionalista y militarista con tono moderno y una innovadora estrategia de comunicación basada en medios y redes sociales como YouTube, Facebook o Twitter.

Desde entonces, con su imagen pulcra y un inglés impecable que también lo proyectó internacionalmente, Bennett defendió las viejas ideas de la más extrema derecha, como el rotundo rechazo a la creación de un estado palestino, la expansión de colonias o la anexión de dos tercios de Cisjordania ocupada, un proyecto que el propio Netanyahu quiso lanzar el año pasado, pero que quedó en suspenso.

Sin embargo, el ultranacionalista tendrá que moderar sus posturas para encabezar un gobierno heterogéneo que acabará con la “prolongada división” en Israel o abrirá “un nuevo capítulo” en las relaciones con la población árabe-israelí, como aseguró este domingo. A diferencia de otros líderes políticos israelíes, Bennett no vive en un asentamiento, sino en Raanana, una localidad opulenta cerca de Tel Aviv.

El nuevo presidente de la Knesset, Miki Levy, también juró el domingo. Pero los aires festivos se cortaron cuando la oposición desatada interrumpió a Bennett a lo largo de su discurso y Netanyahu incluso se burló de él al anunciar que “derribará” a este ejecutivo “peligroso” lo antes posible.

El nuevo primer ministro mostró firmeza al mantener la calma durante más de media hora ante el alboroto y los gritos. Y retrató perfectamente la situación cuando ordenó a la oposición “detener el caos”, prometiendo que será él quien “ponga fin a un período terrible de odio entre el pueblo de Israel”.

“Esta laceración, que ha estado deshilachando nuestro tejido social -denunció- nos ha llevado a una elección tras otra ya una espiral de odio y riñas entre hermanos”.

Bennett fue retratado por sus oponentes como un traidor por traer un Partido Árabe a su coalición y la atmósfera llegó a un punto en el que Lapid, el líder centrista que según los pactos tomará el relevo de Bennett a finales de agosto de 2023, dejó de hablar, porque hubiera sido, dijo, completamente inútil. Las palabras de elogio de Bennett a su ex aliado y mentor Netanyahu en la apertura de su discurso fueron igualmente estériles.

Netanyahu insistió en señalar la diferencia de votos del Likud contra los de Yamina. Cuando Bennett dejó en claro que Israel “no permitirá que Teherán obtenga armas nucleares”, Netanyahu se burló de él: “Estoy preocupado por lo que acaba de decir Bennett”, porque “por lo general hace lo contrario de lo que dice”. Esa afirmación fue en referencia a que Bennett había dicho alguna vez que nunca formaría una alianza con Lapid

“En Irán hoy están celebrando”, ironizó Netanyahu. “En el momento en que Estados Unidos regrese al acuerdo nuclear con Irán - continuó - el futuro gobierno israelí no autorizará nuevas actividades secretas en Irán. No es digno de permanecer en el cargo por un día”.

En la Plaza de Tel Aviv, miles de personas celebraron durante toda la noche, mientras que el sábado unos 2.000 manifestantes se reunieron frente a la residencia de Netanyahu en Jerusalén coreando “Chau Bibi”.

Categorías: Política, Internacional.