MercoPress, in English

Viernes, 18 de junio de 2021 - 23:49 UTC

 

 

La Aduana Argentina toma medidas contra la subfacturación de los exportadores

Jueves, 3 de junio de 2021 - 08:50 UTC
“El restablecimiento de los valores de referencia ofrece un primer control del valor de la mercancía para evitar maniobras abusivas”, dijo Traverso. “El restablecimiento de los valores de referencia ofrece un primer control del valor de la mercancía para evitar maniobras abusivas”, dijo Traverso.

La Dirección General de Aduanas (DGA) de Argentina ha establecido nuevos criterios para la selección de posibles casos de subfacturación. Los nuevos controles se realizarán una vez que la mercadería haya sido liberada para salir del país, se anunció.

Después de que unos veinte exportadores de carne fueron sospechados de subfacturación fraudulenta en los últimos meses para evitar impuestos a la exportación, la DGA ha decidido extender los controles a cada envío al exterior y aplicar valores de referencia a esos productos.

En otras palabras, los bienes valen lo que el gobierno dice que valen y no lo que el exportador afirma haber cobrado al comprador, a fin de combatir la declaración de valores insuficiente.

La jefa de la Administración Fedeeral de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, firmó una resolución publicada el jueves en el Boletín Oficial en la que explica que el nuevo monitoreo será casi con lupa sobre el precio de venta consignado y los exportadores pueden ser convocados para dar cuenta de las discrepancias emergentes, pero sólo después de que el embarque ya haya partido.

Los agentes aduaneros tendrán 120 días para detectar estas supuestas irregularidades y podrán solicitar al exportador: lista de precios, folletos, catálogos (cuando sea necesario según la naturaleza de la mercancía en cuestión), documento aduanero de ingreso de la mercadería al país de destino (salvo que no sea factible obtenerlo con una declaración jurada del exportador), instrumentación bancaria, análisis de costos (producción, adquisición, exportación), contrato, orden de compra, factura de exportación, notas de débito / crédito, información sobre precios internacionales de la mercancía exportada y/o cualquier otro elemento que el funcionario considere oportuno.

Exportadores citados por el diario Ámbito se han quejado de que una documentación tan completa generará costos adicionales. “Nos obliga a poner gente especialmente dedicada a eso”, dijo Miguel Ponce, consultor y titular del Centro de Estudios de Comercio Exterior del Siglo XXI.

En noviembre de 2017, la administración del entonces presidente Mauricio Macri había derogado una resolución similar de 2009 que preveía el uso de “valores de criterio” para determinar si existía subfacturación en las ventas al exterior, sobre la base de que la medida había quedado obsoleta debido a que se habían eliminado los aranceles a la exportación mayoría de los productos agrícolas e industriales, por lo que el margen para las actividades ilícitas era menor.

Sin embargo, el gobierno anterior mantuvo las disposiciones destinadas a controlar los precios de venta declarados. Si se encontraba una operación sospechosa, se pasaba por el “canal rojo”.

Ahora la DGA ha vuelto a imponer el criterio de verificar los precios con los que las distintas mercancías salen del país. “El restablecimiento de los valores de referencia ofrece un primer control del valor de la mercancía para evitar maniobras abusivas”, dijo la Directora de la DGA, Silvia Traverso, quien agregó que “el gobierno anterior llevó a cabo un desmantelamiento paulatino de esta herramienta”.

Agregó que “hasta el momento se han establecido valores de referencia para las exportaciones de peras, manzanas, ajo, cerdo, tomate, mosto concentrado, arándanos, leche en polvo, cebolla, papa, pasas, lubina y carne bovina”.

Traverso también señaló que “la industria cárnica y, en particular, los exportadores de carne es un sector que se ha beneficiado mucho de la subida de precios internacional” y explicó que las multas que aplicó recientemente a las empresas “no son aisladas sino que forman parte del diferentes medidas que tomó nuestra organización para recuperar herramientas de inspección durante el último año, herramientas que el gobierno anterior desmanteló o no usó”.

La decisión de la agencia modifica los procedimientos que venían siguiendo las áreas de la DGA dedicadas al control del valor de las exportaciones desde 1999. Se ampliaron los instrumentos disponibles para ”enfrentar la evasión y combatir las prácticas de subfacturación en la exportación de mercancías”.

Categorías: Economía, Inversiones, Argentina.