MercoPress, in English

Domingo, 14 de agosto de 2022 - 14:44 UTC

 

 

La OCDE prevé que la economía argentina se recuperará pero por debajo de los niveles pre-pandémicos

Martes, 1 de junio de 2021 - 09:50 UTC
La OCDE consideró que ”las nuevas restricciones de movilidad impuestas a partir de abril están retrasando la recuperación. La OCDE consideró que ”las nuevas restricciones de movilidad impuestas a partir de abril están retrasando la recuperación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) pronosticó que la economía de Argentina se expandirá en 2021 y en 2022, pero, no obstante, se mantendrá muy por debajo de los niveles pre-pandémicos, según su informe semestral sobre Perspectivas de la economía mundial publicado el lunes en París.

La organización señaló que “se han tomado medidas audaces y oportunas para contener la pandemia y apoyar a los hogares”. La OCDE proyecta que la economía de Argentina se expandirá un 6,1% en 2021 y un 1,8% en 2022, según el informe, que destaca que “los persistentes desequilibrios macroeconómicos y las nuevas restricciones de movilidad pesarán sobre la demanda interna y limitarán la recuperación”.

“La monetización continua del déficit fiscal mantendrá la inflación alta y la creación de empleo se recuperará lentamente, pero la alta informalidad seguirá siendo una preocupación”, agrega el informe.

La OCDE también señaló que “los mayores ingresos, en parte relacionados con los altos precios de las materias primas, mejoraron levemente los resultados fiscales, mientras que el gasto relacionado con la pandemia se retirará gradualmente una vez que se estabilice la recuperación. Esto reducirá la necesidad de financiamiento monetario a corto plazo”.

La organización también recomendó que “trazar un camino de mediano plazo hacia la sostenibilidad fiscal ayudaría a fortalecer la confianza y reforzar la inversión” y argumentó que “las mejoras en la eficiencia del gasto público y la revisión de las exenciones en el sistema tributario presentan un amplio margen de ahorro tributario”.

El documento subrayó asimismo que “expandir las transferencias monetarias condicionadas puede ayudar a reducir la pobreza, que afecta al 42% de la población, y respaldar los ingresos, incluidos los trabajadores”.

La OCDE consideró que “las nuevas restricciones de movilidad impuestas a partir de abril están retrasando la recuperación. El empleo cayó drásticamente durante 2020 en línea con la actividad económica. La inflación anual ronda el 40%, a pesar de la debilidad de la demanda interna y el crecimiento económico...”

El informe señaló, por otra parte, que la demora en el acuerdo con el FMI y las incertidumbres en torno a la renegociación de la deuda crearon presión sobre el valor de los títulos públicos, algunos de los cuales fueron reestructurados en septiembre de 2020.

La OCDE elogió los instrumentos utilizados para abordar la emergencia sanitaria y señaló que “se han tomado medidas audaces y oportunas para contener la pandemia y apoyar a los hogares”.

Las transferencias y beneficios de desempleo mejorados han apoyado a los pobres y vulnerables. Los subsidios salariales y los impuestos sobre los salarios más bajos han ayudado a algunas empresas a compensar parcialmente los costos de la prohibición generalizada de los despidos, prosigue el documento.

“La respuesta al Covid-19 incluyó un gasto adicional en redes sociales que alcanzó el 2,2% del PIB. Los mayores precios de las materias primas y los ingresos tributarios asociados a las exportaciones están limitando las presiones inmediatas sobre el tipo de cambio paralelo y la necesidad de financiamiento monetario en el corto plazo,” dijo la OCDE, que pronostica que el PIB de Argentina crecerá ligeramente por encima del 6% en 2021 y por debajo del 2% en 2022.

“Los desequilibrios pesarán sobre la demanda interna y limitarán la recuperación. La reapertura de las actividades domésticas y la vacunación avanzarán lentamente, y se espera lograr la inmunidad colectiva en 2022”, especifica el documento.

Sin embargo, la OCDE advirtió que “el desempleo, el estancamiento de los salarios y la creciente informalidad erosionan el poder adquisitivo de los argentinos, especialmente para los hogares de bajos ingresos”, mientras que “estrictos controles de capital, una combinación de políticas de control de precios y restricciones a las importaciones y mayores impuestos corporativos pesan sobre la inversión y las importaciones conducen a perspectivas a la baja e incluyen una corrección desordenada de los desequilibrios macroeconómicos”.

La OCDE también enfatizó que “acelerar el proceso de vacunación ayudaría a limitar los retrocesos en la lucha contra el covid-19 y reducir los desequilibrios macroeconómicos será clave para reactivar la confianza, y esto requerirá políticas fiscales prudentes con menor financiamiento monetario del déficit, fortaleciendo la credibilidad”, a lo que debe agregarse una independencia del banco central y, finalmente, la eliminación de los controles cambiarios”.

Categorías: Economía, Política, Argentina.