MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 13:31 UTC

 

 

Tres nuevas muertes a un mes del inicio de los disturbios en Colombia

Sábado, 29 de mayo de 2021 - 09:32 UTC
Duque ha ordenado un “despliegue máximo de asistencia militar a la Policía Nacional” en Cali Duque ha ordenado un “despliegue máximo de asistencia militar a la Policía Nacional” en Cali

El presidente de Colombia, Iván Duque, ordenó el viernes el despliegue de fuerzas militares en la ciudad de Cali para apoyar a la policía local en la preservación de la paz en medio de un creciente malestar y violencia, que dejó tres muertos más.

“A partir de esta noche se inicia en la ciudad de Cali el máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional”, anunció Duque. “Este despliegue casi triplicará nuestra capacidad en 24 horas”, agregó el presidente.

Cali, la tercera ciudad más grande de Colombia, está hundida en el debido a las protestas que han provocado tres nuevas muertes el día en que los manifestantes celebraban el primer mes de los levantamientos.

Duque también decretó toque de queda a partir del viernes para la ciudad de 2,2 millones de habitantes.

Entre los muertos del viernes se encontraba un investigador de la Fiscalía que estaba en su día libre y quedó atrapado en un bloqueo, donde terminó linchado por manifestantes, según informes locales.

Hasta ahora se han registrado oficialmente 49 muertes desde el comienzo de los disturbios, pero la ONG Human Rights Watch afirma tener datos confiables sobre 63 muertes.

Los levantamientos comenzaron cuando el gobierno quiso imponer a la clase media, golpeada por la pandemia, nuevos impuestos para llenar el vacío fiscal dejado por la emergencia económica.

Duque retiró el proyecto de ley y desde entonces ha reemplazado a varios miembros de su gabinete. Pero para ese entonces la represión policial había dado paso a una serie de demandas completamente diferentes, desde la libertad de expresión y protesta hasta los derechos de los indígenas.

Cali ha sido el epicentro de las manifestaciones con cortes de carreteras que afectan el abastecimiento a varios puntos del suroeste del país, por lo que el Gobierno insiste en el levantamiento de esos impedimentos antes de que se proceda a las negociaciones. Pero el opositor Comité Nacional de Paro (CNP) defiende los “puntos de resistencia” como forma de protesta y quiere que Duque se disculpe por los excesos de los agentes del orden.

De ahí la convocatoria a las manifestaciones del viernes. Miles de personas salieron a las calles, pero una vez más se encontraron con una violencia excesiva, se informó. Personas vestidas de civil dispararon contra los manifestantes. Fue en medio de uno de esos incidentes que el funcionario de la fiscalía fue linchado.

Analistas de izquierda han afirmado que Duque busca algún tipo de golpe interno que le permitiría destituir a todos los alcaldes de la oposición, quitar todos los derechos civiles y cancelar las elecciones del próximo año.

El CNP culpó este viernes a Duque por el estancamiento de las negociaciones y el retraso en la firma de un preacuerdo sobre protesta social en Colombia, aunque se ha programado una reunión para este próximo domingo durante la cual los manifestantes buscan una garantía escrita de la administración de que sus derechos a la protesta serán respetados.

Categorías: Política, América Latina.