MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 13:35 UTC

 

 

Caso de “hongo negro” relacionado con covid-19 preocupa a médicos uruguayos

Sábado, 29 de mayo de 2021 - 09:38 UTC
Aunque es poco común, se ha informado mucormicosis en pacientes con otras comorbilidades y es particularmente letal en esos casos. Aunque es poco común, se ha informado mucormicosis en pacientes con otras comorbilidades y es particularmente letal en esos casos.

Científicos uruguayos han informado de la aparición de un caso de mucormicosis, u “hongo negro”, una rara infección que comenzó a ser reportada en India como una enfermedad asociada a la pandemia de coronavirus.

El profesor uruguayo Henry Albornoz indicó que estaba tratando a un hombre menor de 50 años y con diabetes, quien unos diez días después de la infección por covid-19 comenzó a presentar necrosis (muerte tisular) en la zona de las mucosas y que, mediante una prueba de laboratorio, se confirmó que también había sido infectado con el “hongo negro”.

Aunque la mucormicosis se conoce con ese nombre, el adjetivo no se refiere al color del hongo sino a lo que provoca, la muerte del tejido corporal. En la India, donde más de 26 millones de personas dieron positivo al SARS-CoV-2, unos 9.000 casos también sufrieron posteriormente de mucormicosis.

Se desconoce si el caso reportado es el primero en Uruguay porque la mucormicosis no se señala como evento exclusivo. Como explicó Albornoz, “lo importante no es la identificación de un caso, sino la advertencia de que el desgaste inmunológico provocado por Covid-19 puede dejar terreno fértil para otras infecciones”.

Los cigomicetos, la familia de hongos que causan esta infección conocida como mucormicosis, abundan en el medio ambiente. Son la causa, por ejemplo, del moho negro en el pan, o de esa coloración verdosa en los quesos que permaneció sin tapar durante muchos días.

Pero como dicen los infectólogos, para que se produzca una infección en un ser humano, la presencia del hongo por sí sola no es suficiente: deben concurrir otras condiciones.

La mucormicosis, aunque rara, se ha informado en pacientes con diabetes no controlada, en aquellos que están inmunosuprimidos, que han sufrido leucemia o un trasplante de médula ósea. El hongo encuentra una lesión en los tejidos - por eso a veces invade el cuerpo de una persona quemada o en un accidente de tráfico - y comienza a avanzar matando el tejido.

“Son los hongos más oportunistas: necesitan un daño previo para poder crecer”, explicó la infectóloga Zaida Arteta, experta en Micología en Uruguay. En el caso de los pacientes con covid-19 “las lesiones suelen estar en los senos paranasales, mucosas, pulmones ...”.

Arteta también explicó que India es el segundo país más poblado del mundo y allí se ven casos a gran escala, pero, además, es un país con áreas donde se concentra mucho polvo o hay alta contaminación y eso hace estos hongos sean más frecuentes. En cualquier caso, las infecciones provocadas por este “hongo negro” aumentan enormemente la mortalidad: entre un 50% y un 80% en quienes lo padecen.

Esta virulencia hace que, ante el avance del hongo, los médicos deban actuar con rapidez: un diagnóstico precoz, cirugía (se retira la parte dañada, si es factible) y el uso de fármacos fungicidas (anfotericina B). Albornoz admitió que ese medicamento estaba disponible en Uruguay. Pero la alta mortalidad no es solo una cuestión de tratamiento, sino que “generalmente ocurre en pacientes que ya son vulnerables y muy afectados en su capacidad de recuperación”.

En el caso del paciente uruguayo, tenía comorbilidades previas, pero su infección por Covid-19 no había sido grave y ni siquiera requirió hospitalización. “Pero unos diez días después comenzaron los síntomas de la infección por hongos y ahora esa es su principal batalla”.