MercoPress, in English

Domingo, 14 de agosto de 2022 - 15:35 UTC

 

 

Reunión clave entre ex presidentes brasileños Lula y Henrique Cardoso

Sábado, 22 de mayo de 2021 - 09:55 UTC
Aunque hayan sido rivales políticos, FHC ya votó por Lula una vez. Aunque hayan sido rivales políticos, FHC ya votó por Lula una vez.

Los expresidentes brasileños Fernando Henrique Cardoso (FHC) (1995-2002) y Luiz Inácio Lula Da Silva (2003-2010) conmocionaron el viernes la arena política del país al realizar una reunión clave durante la cual acordaron apoyar a este último en las elecciones del próximo año contra el actual mandatario Jair Bolsonaro.

Se sabía que Lula y FHC eran rivales en el pasado, pero parecen haber encontrado un enemigo común que los unió: Bolsonaro, quien consideró su encuentro como el encuentro de la “vieja política”. Según encuestas recientes, Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), está a punto de derrotar a Bolsonaro en 2022.

La imagen de los dos expresidentes juntos, que se habían visto por última vez en el funeral de la esposa de Lula, Marisa Leticia Rocco en 2017, esta vez con máscaras, se volvió viral y abonó aún más la expansión del apoyo a Lula, a lo que Bolsonaro restó importancia diciendo que “un presidente ladrón y chantaje como vicio, la boleta presidencial ya está creada”.

“La plaga del comunismo no tuvo éxito en ninguna parte. y no tendrá éxito en Brasil”, advirtió Bolsonaro.

“Los expresidentes tuvieron una larga charla sobre Brasil, nuestra democracia y el abandono del gobierno de Bolsonaro ante la pandemia”, publicó Lula en las redes sociales.

El encuentro tuvo lugar luego de mensajes de acercamiento de Cardoso, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), quien dijo que votaría por Lula en 2022 en caso de que llegue a una segunda vuelta contra Bolsonaro. Los dos se enfrentaron directamente en 1994 y 1998, cuando Cardoso ganó las elecciones de primera vuelta en ambas ocasiones.

“Ya voté por Lula”, recordó FHC, quien admitió que fue en 1990 cuando Lula perdió la segunda vuelta ante Fernando Collor de Mello.

La reunión entre ambos fue negociada por el ex juez de la Corte Suprema Nelson Jobim, quien fue ministro de Cardoso (Justicia) y Lula (Defensa). La reunión también fue considerada como un mensaje de aislamiento para el aspirante a la presidencia Ciro Gomes del Partido Laborista Democrático, quien también fue ministro de ambos líderes.

En un intento por diferenciarse, Gomes ha acuñado el término “bolsolulismo”, lo que significa que no hay mucha diferencia entre los políticos, uno de extrema izquierda y en otro de extrema derecha.

Las tensiones entre FHC y Lula surgieron luego de que el PT denunciara el “legado neoliberal” del gobierno de Cardoso.

En las elecciones de 2014, con la Operación Lava Jato a todo vapor, el candidato del PSDB, Aecio Neves, fue superado por la representante petista (lulista) Dilma Rousseff. Neves fue el primer candidato presidencial en la historia reciente de Brasil en no admitir la derrota y denunciar el fraude. Parte de la desestabilización brasileña se atribuye a esa rama del PSDB. En 2016, el PSDB financió al equipo legal detrás del juicio político de Rousseff en alianza con el entonces vicepresidente Michel Temer, quien finalmente se convirtió en presidente. Y se cree que esa alianza todavía está activa en algunos distritos, como la ciudad de San Pablo.

Después de ser absuelto de los cargos penales en su contra, por lo que recuperó sus derechos políticos, Lula ha regresado de lleno a la arena política y es el favorito para derrotar a Bolsonaro en octubre de 2022: 41% contra 23% en la primera vuelta y 55% contra 32% en el ballotage, según la encuestadora Datafolha.

Cardoso y Lula tienen una historia común desde la década de 1970, cuando el sociólogo FHC, luego de su exilio debido a la dictadura militar, comenzó a ser uno de los intelectuales que se interesó por la lucha sindical en las fábricas del Gran San Pablo. La reunión del viernes forma parte del diálogo nacional que ha emprendido Lula para convocar el apoyo de gran parte del arco político que no pertenece a la izquierda, clave para la gobernabilidad en un Congreso que es el más conservador de la historia democrática reciente.

Bolsonaro ha estado en los últimos días haciendo campaña por la supresión de las máquinas de votación electrónica utilizadas en el pasado, que según él no son confiables y con las que teme que Lula pueda vencerlo por medios fraudulentos. Con el PSDB ahora aliado de Bolsonaro en varios estados y especialmente en el discurso de criminalización del PT, la reunión del viernes ciertamente parece un posible cambio de juego.

Ver también: Brasil: Expresidente Cardoso dice que Bolsonaro quiere enfrentar electoralmente a Lula y que le ganará

Categorías: Política, Brasil.