MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 21:00 UTC

 

 

Inversores de EE.UU. se retiran de los tres más grandes de América Latina por temor al avance del populismo

Lunes, 10 de mayo de 2021 - 09:54 UTC
Los peculiares estilos de gobierno de Bolsonaro y López Obrador fueron importantes señales de alerta para los inversores, dijeron analistas. Los peculiares estilos de gobierno de Bolsonaro y López Obrador fueron importantes señales de alerta para los inversores, dijeron analistas.

Un informe reciente del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha reflejado que los inversionistas de ese país están huyendo rápidamente de las tres economías más grandes y otrora prometedoras de América Latina (Brasil, México y Argentina), ante el avance de políticas populistas que causan incertidumbre.

Un total de US $ 16,393 millones de inversiones estadounidenses se retiraron de Brasil, US $ 11,531 millones salieron de México y US $ 6,106 abandonaron Argentina en febrero de 2021, en comparación con el mismo mes de 2020.

Pero en términos relativos, esto significa que el 25% de las inversiones estadounidenses en Argentina optaron por irse, al igual que el 10% del capital invertido en Brasil y solo el 7% de lo que se había colocado en México eligió buscar otros destinos.

La mayoría de los “capitales golondrinas”, como se les llama en América Latina, corresponden a bonos gubernamentales y valores corporativos.

Las acciones, bonos y valores corporativos mexicanos en manos de capitalistas estadounidenses sumaron 152,802 millones de dólares, según el informe oficial. En el caso de México, el 3% de los flujos corresponden a bonos corporativos y el 9% a papeles gubernamentales.

Los analistas coinciden en que los peculiares estilos de gobierno del brasileño Jair Bolsonaro y el mexicano Andrés López Obrador, a quienes se considera “populistas” o incluso “extremistas”, son elementos que a menudo asustan a los capitalistas estadounidenses.

Lo mismo se aplica al ruso Vladimir Putin. Por algo no causó sorpresa que Rusia ocupara el cuarto lugar en el informe, seguida por Hong Kong y las Bahamas.