MercoPress, in English

Viernes, 30 de julio de 2021 - 13:27 UTC

 

 

Alberto Fernández pide un tratado internacional sobre pandemias para potenciar el papel de la OMS

Jueves, 22 de abril de 2021 - 09:59 UTC
En diez años, el número de personas en el planeta sin acceso a la electricidad se ha reducido de 1.200 a 800 millones En diez años, el número de personas en el planeta sin acceso a la electricidad se ha reducido de 1.200 a 800 millones

El presidente argentino, Alberto Fernández, pidió este miércoles a todos los países que ”refuercen el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS)“ mediante ”un tratado internacional sobre pandemias”.

Durante su comparecencia por vídeo en la Cumbre Iberoamericana que se celebra en Andorra sin casi ningún dirigente más que los de la zona en el deporte, Fernández también insistió en que “las vacunas no se han repartido equitativamente” y agradeció a los países del grupo su continuo apoyo al esfuerzo de Argentina en los foros internacionales para reanudar las conversaciones con el Reino Unido para encontrar una pronta solución a la cuestión de la soberanía de las islas Falkland, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos adyacentes.

Trece de los diecinueve líderes latinoamericanos participaron en la sesión plenaria, que se inició con un minuto de silencio por las víctimas de COVID-19. Los presidentes de Brasil, El Salvador, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela se excusaron.

“Tenemos que ser capaces de diseñar un verdadero tratado internacional sobre pandemias que complemente la actual normativa sanitaria y refuerce el papel de la Organización Mundial de la Salud”, dijo Fernández en su comparecencia, flanqueado por el ministro de Exteriores, Felipe Solá.

Fernández citó al ex presidente argentino Juan Domingo Perón, quien había anunciado que el futuro “nos encontraría 'unidos o dominados'”.

“Unidos por la solidaridad o dominados por el miedo. Unidos por la justicia social o dominados por la codicia”, subrayó Fernández.

“Nuestra región puede ponerse de acuerdo a la hora de soñar juntos un futuro diferente. Las coaliciones multilaterales y no los esfuerzos de los lobos solitarios son el camino para salir de esta crisis”, añadió.

“Desde Argentina, asumimos el desafío de reconstruirnos mejor y hacer de esta crisis una oportunidad para trabajar juntos en la construcción de una serie de consensos. No es momento de recetas fallidas ni de recorrer caminos que lleven a más de lo mismo”, prosiguió.

Pero advirtió que “los auspiciosos resultados de la comunidad científica mundial no se han distribuido equitativamente” y que la “distribución universal de la vacuna juega un papel clave en la recuperación post-pandémica”.

Fernández insistió en que, aunque valiosa, la iniciativa Covax “es claramente insuficiente, y debe ser reforzada para superar las dificultades de obtención de vacunas de los países en desarrollo de renta media y baja”.

A continuación, sugirió que “la Organización Mundial del Comercio tiene que trabajar en un sistema que, reconociendo las patentes, promueva activamente un sistema de licencias que garantice el suministro global de vacunas y lo haga en base a una cadena de producción que maximice la capacidad productiva del planeta y la integre eficazmente para lograr la inmunidad global y un sistema de control de futuras pandemias”.

Fernández también mencionó que “los países de renta media deben ser considerados prioritarios a la hora de asignar recursos financieros. Una recuperación que no incluya a los países emergentes y de renta media no merece llamarse recuperación”, dijo al tiempo que pidió que “las iniciativas de alivio y extensión del servicio de la deuda se extiendan a los países de renta media altamente vulnerables, promoviendo nuevos horizontes de pago y tasas más flexibles junto con una consideración del riesgo crediticio adaptada a las circunstancias actuales”.

En particular, pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que distribuya los porcentajes de derechos especiales de giro (DEG) -la “moneda del FMI”- que corresponden a los países centrales entre las naciones miembros de renta baja y media, como Argentina, en el marco de la crisis económica y social derivada de la pandemia de coronavirus. Propuso “incorporar elementos de acción climática” en el pacto para la “transferencia” de dólares.

”Es imperativo avanzar en el debate actual sobre su transferencia (de los DEG) a los países en desarrollo, incorporando elementos de acción climática de los países beneficiarios“, dijo Fernández.

Añadió que ”debemos avanzar hacia la financiación solidaria del clima. La contribución de América Latina y el Caribe en materia de cambio climático y biodiversidad debe ser reconocida por la comunidad internacional a partir de un fuerte apoyo técnico y financiero. Necesitamos mecanismos financieros innovadores para promover el desarrollo sostenible como planes de pago por servicios ambientales“.

Finalmente, anunció que ”promovemos esquemas de financiamiento sostenible para la preservación de los activos naturales que promuevan mecanismos de pago por servicios ecosistémicos y el posicionamiento del concepto de deuda ambiental. El intercambio de deuda por clima debe ser el mecanismo capaz de vincular los procesos de pago de la deuda con la acción climática. Esta es la posición intergeneracional que tenemos que ser capaces de construir”.