MercoPress, in English

Sábado, 10 de abril de 2021 - 12:18 UTC

 

 

Presidentes de Uruguay y Argentina chocan durante cumbre virtual del Mercosur

Sábado, 27 de marzo de 2021 - 10:13 UTC
“Si somos un lastre, que se suban a otro barco,” dijo Fernández a Lacalle. “Si somos un lastre, que se suban a otro barco,” dijo Fernández a Lacalle.

El presidente argentino, Alberto Fernández, le dijo a su homólogo uruguayo Luis Lacalle Pou que su país no quería ser “un lastre para nadie” y agregó que “lo más fácil es bajarse del barco” del Mercosur.

El incidente tuvo lugar durante la Cumbre en línea entre los líderes del Mercosur con motivo del 30 Aniversario de la fundación del bloque. En el encuentro también participaron los presidentes de las otras dos naciones fundadoras: el brasileño Jair Bolsonaro y el paraguayo Mario Abdo Benítez, mientras que los presidentes Luis Arce, de Bolivia, y Sebastián Piñera, de Chile, asistieron líderes de países asociados.

 

Cuando Lacalle reclamó “flexibilización” por parte del Mercosur para permitir que los Estados miembros busquen acuerdos unilaterales de comercio exterior sin la aprobación del bloque, Fernández no escondió su enfado.

Fernández se convirtió en una especie de llanero solitario ante la demanda de pragmatismo comercial de los otros tres líderes plenos, quienes se mostraron a favor de más acuerdos de libre comercio y menos barreras, incluida una reducción del Arancel Externo Común.

Lacalle presionó por una definición “técnica” y “política” de la flexibilidad, de manera que el bloque no sea “un lastre” para sus miembros y Fernández respondió: “Si somos un lastre, que se suban a otro barco, pero nosotros no somos un lastre para nadie”.

El mandatario uruguayo destacó la necesidad de “avanzar” en el ámbito internacional y subrayó que su país merece actuar “con libertad”.

“Obviamente el Mercosur sí tiene peso, obviamente su producción sí tiene peso en el concierto internacional, lo que no debe y no puede ser es que sea un lastre, no estamos dispuestos a hacerlo un corsé”, dijo Lacalle, quien agregó que el bloque “ha tenido más aciertos que errores”, pero “nuestros pueblos, nuestro pueblo, en mi caso el pueblo uruguayo, nos exigen oportunidades para progresar ... a distintos niveles y este gobierno siente que tiene que responder a ese reclamo de sus ciudadanos y responder a ese reclamo no significa ir contra los intereses de otros pueblos”.

Una decisión administrativa del Mercosur del año 2000 establece que ningún miembro del grupo puede firmar acuerdos con terceros Estados sin la aprobación de los demás miembros, lo que convierte a la Asociación de Aduanas y Comercio del Cono Sur en uno de los bloques de acceso más estrechos del mundo.

Fernández fue una voz unipersonal contra la reducción del arancel externo común. “No creemos que la reducción lineal del arancel externo sea el mejor instrumento. Argentina propone preservar el equilibrio entre los sectores agrícola e industrial, con justicia social, en un contexto de absoluta incertidumbre global”, dijo.

Luego Fernández intentó redondear su participación: “Que todos nos sintamos hermanos. Si nos hemos convertido en otra cosa, en un lastre, lo siento. No queríamos ser un lastre para nadie”. Agregó que “lo más fácil es bajarse del barco si ese lastre pesa demasiado; acabemos con esas ideas que hacen poco para ayudar a la unidad; no queremos ser el lastre de nadie; si somos un lastre, dejemos que ellos se suban a otro barco, ¿Okey?”.

Las palabras de Lacalle contra Fernández fueron indirectamente dirigidas a su propio electorado. Criticó a su colega por realizar la cumbre de manera virtual y no en persona. Argentina es el país a cargo de la presidencia pro-tempore del grupo. El presidente uruguayo claramente hubiera preferido un encuentro personal que generara la oportunidad de algunas charlas informales en lugar de ceñirse a las actuaciones frente a una pantalla.

“Tenemos que profundizar la zona franca, tenemos aspectos en la vida cotidiana, en la vida cotidiana, que de alguna manera continúan haciéndose más complejos en la zona franca. Acordamos revisar el arancel externo común (...) Tenemos que continuar en el esfuerzo de transporte y logística, con todos los presidentes que nos hemos reunido hemos hablado de las vías navegables”, dijo Lacalle. “Creo que es un momento en que nuestros países tienen mucho que avanzar ”, agregó.

El gobierno argentino explicó más tarde el viernes que las palabras del presidente iban dirigidas a su colega y no al pueblo uruguayo. Según fuentes del gobierno argentino citadas por medios locales, Lacalle había mostrado “una virulencia increíble” y había “derrapado”. Hasta ahora ningún país se ha acercado al otro para recomponer la relación.

Bolsonaro también se diferenció de Fernández, pero pronunció un discurso breve y calmo en el que habló de la importancia de la revisión del arancel externo y propició su pronto debate. También estuvo de acuerdo con Lacalle en la necesidad de flexibilidad del bloque. “La regla del consenso no puede ser un arma de veto permanente. Brasil quiere contar con el apoyo de los demás miembros para ampliar la red de socios comerciales del bloque. Argentina y Brasil han estado hablando discretamente sobre la posibilidad de bajar el arancel externo común en algunos sectores”, aunque ni Paraguay ni Uruguay fueron incluidos en esas tratativas.

Bolsonaro ya se había retirado de la reunión, incluso del palacio presidencial de Planalto cuando Lacalle y Fernández se enfrentaron.

Abdo Benítez, por su parte, se alineó con Brasil y Uruguay en cuanto a flexibilidad, ya que favoreció “negociaciones externas que sean conjuntas y coordinadas, pero que no sean una barrera para nuestro desarrollo”.

En su propio discurso, Fernández destacó que “los resultados deben ser atraer inversiones e ingresos, para que podamos participar en cadenas de valor globales, y superar urgentemente las dificultades de la pandemia”. Hizo un llamado a sus colegas para que “redoblen sus esfuerzos y profundicen la voluntad de caminar juntos”, al tiempo que habló de un “estatuto de ciudadanía” cuyo significado exacto no fue definido con precisión.