MercoPress, in English

Lunes, 23 de noviembre de 2020 - 22:11 UTC

 

 

Luego de rozar la extinción, las ballenas azules regresan a Georgia del Sur

Jueves, 19 de noviembre de 2020 - 19:27 UTC
El nuevo estudio sugiere que las ballenas jorobadas también están regresando a la región. Foto: John Dickens / BAS El nuevo estudio sugiere que las ballenas jorobadas también están regresando a la región. Foto: John Dickens / BAS

Un equipo internacional de investigación dirigido por científicos del Reino Unido ha revelado este jueves el regreso de ballenas azules en peligro crítico de extinción a la isla subantártica de Georgia del Sur, 50 años después de haberlas eliminado casi por completo.

“La ausencia continuada de ballenas azules en Georgia del Sur se ha visto como un ejemplo icónico de una población que fue explotada localmente más allá del punto en que podía recuperarse”, dijo la autora, Susannah Calderan, de la Asociación Escocesa de Ciencias Marinas (SAMS).

El descubrimiento, basado en el análisis de 30 años de avistamientos, fotografías y grabaciones de sonido submarino, es una prueba crucial para saber cómo se está recuperando la especie tras la prohibición de la caza comercial de ballenas en la década de los 1960s. Los hallazgos se han publicado en la revista Endangered Species Research y el análisis fue financiado por el fondo del South Georgia Heritage Trust and Friends of South Georgia Island.

Las ballenas azules eran abundantes frente a Georgia del Sur antes de que la caza industrial de ballenas de principios del siglo XX, entre 1904 y 1971, matara a 42.698 de ellas allí. La mayoría de ellas fueron asesinadas antes de mediados de la década de 1930.

La especie casi desapareció de la región –los estudios dedicados a las ballenas de los barcos frente a las costas de Georgia del Sur dieron como resultado un solo avistamiento de ballena azul entre 1998 y 2018– pero estudios más recientes sugieren que las ballenas azules están regresando.

Un estudio realizado en febrero de 2020 dio como resultado 58 avistamientos de ballena azul y numerosas detecciones acústicas.

“En los últimos años hemos estado trabajando en Georgia del Sur, nos hemos vuelto bastante optimistas sobre el número de ballenas azules vistas y escuchadas alrededor de la isla, lo que no había sucedido hasta hace muy poco. Este año fue particularmente emocionante, con más avistamientos de ballenas azules de lo que nunca hubiéramos podido esperar”, dijo Calderan.

Además de buscar ballenas, los investigadores, basándose en datos de expediciones de la British Antarctic Survey (BAS), utilizaron dispositivos de escucha, que pueden detectar las llamadas de alta y baja frecuencia de las ballenas a largas distancias y también pueden funcionar en condiciones climáticas adversas. El equipo también disponía de registros de avistamientos de ballenas comunicados al Museo de Georgia del Sur por marineros y pasajeros de barcos turísticos, y de fotografías de ballenas azules, que permiten identificar a los animales individuales.

En total, se han fotoidentificado 41 ballenas azules de Georgia del Sur entre 2011 y 2020, aunque ninguna de ellas coincide con las 517 ballenas del actual catálogo fotográfico de ballenas azules de la Antártida. (British Antarctic Survey)