MercoPress, in English

Viernes, 30 de octubre de 2020 - 05:08 UTC

 

 

Bank of America anticipa una reforma tributaria en Chile para consolidar egresos del presupuesto

Jueves, 15 de octubre de 2020 - 09:40 UTC
“El gobierno espera que la consolidación final se retome en 2022, con un ratio de deuda a PIB estabilizándose en 45% al 2024” “El gobierno espera que la consolidación final se retome en 2022, con un ratio de deuda a PIB estabilizándose en 45% al 2024”

Bank of America Merrill Lynch (BofA) es una de las últimas entidades que se sumó al debate sobre un aumento en la carga tributaria de Chile, en circunstancias que el Congreso está analizando crear un impuesto a los altos patrimonios y el Ejecutivo se prepara para convocar a una comisión de expertos que diseñe la “hoja de ruta” para un nuevo sistema tributario.

En un informe enviado a clientes, la economista de BofA para Chile y Brasil, Ana Madeira, realizó un análisis del Presupuesto fiscal para 2021, presentado hace dos semanas por el Ejecutivo chileno y anticipó que para lograr la ansiada consolidación del gasto en 2022 será necesaria una nueva reforma tributaria.

Todo esto en circunstancias en que el estímulo fiscal de 2020 se mantendrá el próximo año, en línea con el compromiso entre el gobierno y la oposición para crear un fondo de emergencia de hasta US$ 12.000 millones por hasta 24 meses para enfrentar la emergencia sanitaria.

“El gobierno espera que la consolidación final se retome en 2022, con un ratio de deuda a PIB estabilizándose en 45% al 2024. En nuestra visión, dicha estabilización no será posible sin una reforma que aumente los impuestos, porque la nueva Constitución probablemente llevará a un aumento permanente en el gasto, dadas las crecientes presiones para un mayor gasto social”, sentencia la economista.

En cuanto a los números, BofA anticipa que el déficit fiscal se reducirá desde 9,4% del PIB este año a 6,6% en 2021, por encima del 8,2% y 4,3% que prevé el Ministerio de Hacienda para ambos años, respectivamente. Así, la deuda pública bruta pasaría desde un 38,6% del PBI en diciembre de este año a 43,4% a fines del 2021, para “estabilizarse” en 48% del PIB en 2024

“Eso sí, con riesgos al alza dado el desafío de aprobar una reforma tributaria el próximo año ad portas de las elecciones presidenciales”, complementa el análisis.

Más allá del escenario de corto plazo, el banco de inversión norteamericano confía en el que el mediano plazo las arcas públicas e Chile tenderán a estabilizarse, “inclusive bajo el riesgo de un escenario donde el pico de la deuda bruta a PIB se ubique cerca de 50%-55%”.

“Incluso con un nivel de deuda a PIB sobre el 50%, esperamos que Chile mantenga su disciplina fiscal para así sufrir a lo más dos rebajas en la clasificación de parte de las agencias de rating en el mediano plazo”, anticipa Madeira.

En dicho escenario, Chile mantendría su nivel de A- de parte de S&P y Moody´s, mientras que solo Fitch degradaría al país a la categoría B-.

Categorías: Economía, Chile.