MercoPress, in English

Viernes, 22 de enero de 2021 - 04:15 UTC

 

 

Plaga de langostas, Argentina exige a Paraguay y Bolivia un enfoque regional

Lunes, 10 de agosto de 2020 - 07:14 UTC
En los últimos días, ingresaron mangas de langostas de grandes extensiones al territorio santiagueño en Argentina En los últimos días, ingresaron mangas de langostas de grandes extensiones al territorio santiagueño en Argentina

La solución al problema de la plaga de langostas debe ser “regional, entre la Argentina, Paraguay y Bolivia”, afirmó la ingeniera Claudia Torchán, del Área Protección Vegetal del Senasa.

“En la Argentina se está combatiendo muy bien el problema a través del sistema de monitoreo, y gracias a convenios regionales con Paraguay y Bolivia se busca que estos países también utilicen las mismas herramientas de seguimiento”, añadió la especialista, que se desempeña en la oficina local Quimilí, en Santiago del Estero.

El referente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en Santiago del Estero, Pablo Karnatz, coincidió con Torchán y enfatizó que “el tema de la langosta es un problema regional que involucra a todos los países vecinos, porque estas mangas vienen de Paraguay y Bolivia”, por lo que remarcó que “es una situación difícil y por eso debe haber una lucha regional”.

En los últimos días, ingresaron mangas de langostas de grandes extensiones al territorio santiagueño en Argentina y el último reporte, según comentó la ingeniera Torchán , señaló que “dos mangas se detectaron en el sur de la provincia y una al norte” y hasta ahora “han bajado a comer algunos cultivos de trigo pero no se registraron grandes daños”.

“Estas mangas van a continuar su recorrido y, si seguimos con altas temperaturas y vientos fuertes, esas condiciones climáticas van a favorecer el movimiento para que sigan volando, porque las bajas temperaturas hacen que se mantengan en un cierto lugar e incluso puede facilitar al tratamiento aéreo que estamos previendo, para lo que deben quedarse quietas”, explicó.

“Los tratamientos son sumamente complejos y tienen resultados parciales porque, si bien disminuyen la población de la plaga, no se llega a eliminar completamente la manga”, remarcó y añadió que “los técnicos del Senasa la siguen y esperan ese momento clave, articulando acciones con la provincia y los productores para poder hacer este tratamiento”.

Sin embargo, comentó que “el trabajo no se termina aquí en la provincia, porque van a seguir avanzando siempre en la búsqueda de los lugares de postura. Por eso, trabajamos en determinar cuáles serán esos emplazamientos donde pondrán huevos y dónde van a ser los posibles nacimientos”.

La especialista se detuvo en ese comportamiento de la plaga de formar esas “grandes nubes de insectos, que tienen una alta capacidad reproductiva, porque pueden poner de 80 a 100 huevos en tres y cuatro generaciones” y explicó que, por eso, “es fundamental monitorear constantemente para no llegar a una situación incontrolable”.

En caso de que pongan los huevos, “tenemos nacimientos y ahí los controles que hacemos son terrestres de los estados ninfales, porque todavía los movimientos de estos insectos son sobre el piso y no forman mangas”.