MercoPress, in English

Jueves, 11 de agosto de 2022 - 11:03 UTC

 

 

Van Gogh no contagia: roban obra maestra en museo de Holanda

Martes, 31 de marzo de 2020 - 08:30 UTC
Después que sonara la alarma, los agentes fueron directamente al museo, pero ni dentro, ni en las inmediaciones, había algún rastro de los autores del robo Después que sonara la alarma, los agentes fueron directamente al museo, pero ni dentro, ni en las inmediaciones, había algún rastro de los autores del robo

Un cuadro del pintor neerlandés Vincent van Gogh fue robado la noche del domingo del Museo Singer -en la ciudad holandesa de Laren- que permanecía cerrado de forma temporal por las medidas oficiales contra el coronavirus, confirmó la pinacoteca en un comunicado.

Según explicó a la prensa el director del museo, Jan Rudolph de Lorm, los ladrones entraron forzando y rompiendo la puerta de vidrio exterior, lo que les permitió acceder al museo y llevarse este valioso Van Gogh, aunque no se ha informado si robaron otras piezas.

Después de que sonara la alarma antirrobo, los agentes fueron directamente al museo, pero ni dentro, ni en las inmediaciones, había algún rastro de los autores del robo, informó la policía.

Titulada “Spring Garden” (“Jardín de Primavera”), la obra refleja el jardín de la casa parroquial de Nuenen, pintado por el maestro holandés durante esa estación del año en 1884 y había sido prestada por otra pinacoteca holandesa, el Museo Groninger, para una exposición temporal en este museo dedicado a conservar la colección de la pareja estadounidense William y Anna Singer.

“Estoy conmocionado e increíblemente enfadado. Es un golpe para el Museo Groninger, para el Museo Singer de Laren y para todos nosotros. El arte está ahí para ser disfrutado y compartido por todos nosotros”, añadió el director.

En 1883 y 1884, Van Gogh estaba viviendo con sus padres en Nuenen, donde su progenitor era pastor de la parroquia local, y por eso el artista holandés pintó el jardín de la vicaría, un lugar que le ofreció la paz e inspiración que necesitaba, según relató en sus misivas.

El valor de la obra, que fue prestada por el Museo Groninger situado en la norteña ciudad holandesa de Groningen, aún no se sabe con exactitud