MercoPress, in English

Martes, 19 de octubre de 2021 - 23:37 UTC

 

 

Boris Johnson reiteró respaldo a autodeterminación de Falklands durante todo su mandato

Viernes, 20 de diciembre de 2019 - 10:53 UTC
Boris Johnson se definió como un Primer Ministro que no ignora para nada los resultados de los referendos Boris Johnson se definió como un Primer Ministro que no ignora para nada los resultados de los referendos

El primer ministro británico Boris Johnson reiteró en su mensaje de Navidad a las Islas Falklands el respaldo total de su gobierno al derecho de los Isleños a determinar su estatus político, respaldo que además comprometió durante todo su mandato.

El saludo, en tono coloquial propio de Johnson, difundido este viernes destaca que sabe del referendo celebrado en las Falklands, hace poco, con un aplastante 99.8% en favor de permanecer como parte de la familia británica, en condición de ciudadanos de un Territorio Británico de Ultramar, y no deja de resaltar que, en materia de referendos, “por cierto que no estoy en el negocio de ignorar los resultados de referendos”.

Si bien no hace mención directa del Brexit y a las consecuencias que tendría para las Falklands destaca como el acontecimiento de 2019, el establecimiento del vuelo comercial a Brasil, tras veinte años de planificación y negociación. También menciona que a fines del 2020, las Falklands podrán ser declaradas libre de campos minados.

Y concluye que las Falklands siempre estarán presentes en su pensamiento y durante todo el tiempo que le toque actuar como Primer Ministro británico.

A continuación el mensaje completo en traducción libre:

Hola gente, soy Boris Johnson. Les estoy hablando desde Downing Street y les deseo a todo el pueblo de las Islas Falkland una muy feliz Navidad, Y hay mucho de que estar felices.

Para empezar tengo entendido que le enseñaron al mundo algo así como una lección de hockey sobre hielo en la Copa American Latam. Es algo bastante sorprendente teniendo en cuenta que no carecen de una pista de hielo, por tanto muy bien hecho.

Más cerca de casa, ha sido un gran año en materia de desminado. Estoy al tanto que resulta tan difícil como lo es erradicar las ratas de Bleaker Island, pero creo que para fines del 2020, las Falklands estarán libres de campos de minas, un gran logro.

Por primera vez en casi treinta años tienen un nuevo representante aquí en Londres, con Richard Hyslop tomando la posta de la extraordinaria Sukey Cameron.

Nuestro nuevo barco, un pelotazo de última generación, de relevamiento antártico, RRS Sir David Attenborough fue oficialmente bautizado y registrado y ahora cuenta con la bandera de las Islas Falkland flameando orgullosamente en su popa. Igualmente pienso que es una vergüenza que no haya sido designado (irónicamente) Boaty McBoatface, pero supongo que aún como Primer Ministro no se puede lograr todo.

Hemos visto todo tipo de mejoras y eficiencias en vuestra industria de pesca, y como custodios de los mares estoy seguro que continuarán a ser un modelo en la administración de caladeros sustentables.

Pero quizá lo más importante de todo: en 2019 hemos visto el inicio de un segundo vuelo comercial a América del Sur, un logro inmenso para todos quienes participaron y el resultado de unos meros 20 años de planificación y negociación. Y créanme se trata en realidad de un verdadero giro de rumbo y bastante rápido para los patrones normales de los políticos, por tanto albricias a la Asamblea Legislativa por haber resuelto el tema.

Aquí en el Reino Unido enfatizo mucho sobre cómo no se puede alcanzar un crecimiento económico generalizado, sin contar con conectividad entre las comunidades. Y eso es igualmente de válido para Stanley como lo es para Sunderland y realmente creo que el nuevo vínculo comercial abrirá nuevas oportunidades para todos los Isleños.

También lo hará tanto más fácil para que personas de todas las naciones visiten vuestro rincón tan especial del mundo. Para ver con sus propios ojos esos impresionantes paisajes. Para experimentar de primera mano vuestra cultura única. Y hasta quizá abrir un par de botellas en el pub de Deano. Ni que hablar por supuesto de poder admirar vuestra fantástica vida silvestre.

Me cuentan que algo así como un tercio de los pingüinos Rockhopper del mundo son Isleños de las Falklands y, cuando aún no he tenido oportunidad de preguntarles en persona estoy seguro que, al igual que Uds., todos y cada uno de ellos está orgulloso de llamarse parte de la gran familia británica como ciudadanos de un Territorio Británico de Ultramar.

Y en este punto permítaseme asegurarles que nuestro respaldo a vuestro derecho a determinar vuestro estatus político no ha de cambiar.

Apenas unos años atrás un abrumador 99.8% de Uds. votó por permanecer como Territorio Británico de Ultramar, y si algo han aprendido de mi tiempo como primer ministro es que por cierto no estoy en el

negocio de ignorar los resultados de los referendos.

Pero si bien eso no ha de cambiar, este año ha demostrado, una vez más, que quienes llaman a las Falklands su hogar continúan a evolucionar y adaptarse para un mejor aprovechamiento de las oportunidades de un mundo cambiante. Es algo de lo que hacen, lo que siempre han hecho desde que el Capitán Strong por primera vez llegara a vuestras costas hace tantos años.

Por tanto pueden estar seguros que si bien puede que estén a ocho mil y tantas millas de distancia, las Falklands y su increíble pueblo estarán en mis pensamientos esta Navidad y durante mi tiempo como Primer Ministro. Les deseo una gran Navidad y todo lo mejor para el Año Nuevo. (PN)