MercoPress, in English

Viernes, 15 de octubre de 2021 - 23:02 UTC

 

 

Evo Morales dirige campaña presidencial boliviana desde su exilio en Buenos Aires

Miércoles, 18 de diciembre de 2019 - 08:50 UTC
Morales inició este fin de semana la campaña electoral de su partido, en Liniers,  uno de los lugares de residencia de la numerosa colectividad boliviana. Morales inició este fin de semana la campaña electoral de su partido, en Liniers, uno de los lugares de residencia de la numerosa colectividad boliviana.

El ex Presidente boliviano Evo Morales se manifestó “convencido” este martes en Buenos Aires que el partido que lidera, el Movimiento al Socialismo (MAS), será el próximo ganador en las elecciones de Bolivia, y tratará de contribuir en ello.

“Estoy convencido de que vamos a ganar las próximas elecciones. No voy a ser candidato pero tengo derecho a hacer política”, afirmó el ex Mandatario en una conferencia de prensa, sin especificar quién será el candidato de su fuerza.

Precisamente, Morales inició este fin de semana la campaña electoral de su partido, al reaparecer públicamente en el barrio porteño de Liniers, al oeste de la ciudad y uno de los lugares de residencia de la numerosa colectividad boliviana.

Luego se reunió con el flamante Presidente trasandino Alberto Fernández y con Cristina Fernández de Kirchner, su vice. “Mi obligación ahora que no soy candidato, ahora que no soy presidente es que pueda acompañar a candidatas o candidatos para que puedan ganar las elecciones”, precisó el ex gobernante, quien llegó a Buenos Aires el 12 de diciembre tras una breve estancia en México y Cuba.

Evo Morales renunció el pasado 10 de noviembre a la Presidencia de Bolivia, después de dos semanas de intensas y violentas protestas callejeras derivadas de los resultados cuestionados en las elecciones generales del 20 de octubre, cuando buscaba su cuarto mandato. Su salida del poder se vio forzada cuando las fuerzas armadas y la policía le retiraron su apoyo.

Así, inicialmente se exilió en México, pero tras un fugaz viaje a Cuba se trasladó a Argentina, donde el Gobierno de Alberto Fernández le concedió el estatus de refugiado. Ya en Buenos Aires, Morales pidió una misión internacional que garantice elecciones libres y transparentes, pero en varias oportunidades fue muy crítico con la OEA y su secretario general, Luis Almagro, a quien acusó también de las “muertes” registradas en Bolivia.

La Misión de Observación Electoral (MOE) de la OEA en Bolivia concluyó en su informe que hubo “manipulación dolosa” de los pasados comicios y señaló la imposibilidad de validar los resultados que favorecieron a Morales. También denunció la “parcialidad de la autoridad electoral”.

Consultado sobre quién será el candidato del MAS y sus aliados, Morales respondió: “Estamos debatiendo. Vamos a ir con el mejor candidato, alguien que garantice no solo el voto indígena, sino también el voto de la clase media y la clase empresarial”. Entre las posibilidades mencionó a dirigentes como Adriana Salvatierra o Andrónico Rodríguez.

 

Categorías: Política, América Latina.