MercoPress, in English

Domingo, 22 de mayo de 2022 - 20:53 UTC

 

 

Foco de fiebre aviar en Chile; Argentina y Perú se cierran a importaciones

Miércoles, 11 de setiembre de 2019 - 10:26 UTC
Perú al igual que Argentina cerró sus fronteras a productos avícolas de Chile hasta tanto se evalúa el desarrollo del foco de la enfermad Perú al igual que Argentina cerró sus fronteras a productos avícolas de Chile hasta tanto se evalúa el desarrollo del foco de la enfermad

Primero la medida vino desde Argentina, la cual la semana pasada decidió cerrar sus fronteras a exportaciones avícolas chilenas producto de un foco de gripe aviar detectado a a finales de agosto en un corral de pavos de la empresa Sopraval, en la comuna de Nogales.

Esta semana lo hizo Perú que decidió adoptar una decisión similar. Con esto, y de forma temporal mientras se evalúa el desarrollo del foco de la enfermad, los productos y subproductos avícolas, así como las aves vivas que provengan de Chile, no pueden entrar a ninguno de los dos países.

Además, al menos en Perú, se informó que se extremará la revisión del equipaje de mano de todos los pasajeros y tripulación procedentes de Chile.

Todo, por el hecho ocurrido exactamente el pasado 27 de agosto, cuando se detectó un brote de influencia aviar levemente patógena -según informó el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG)- de serotipo H7 entre los pavos de engorda de un corral de Sopraval en el sector de El Peumo, en Nogales.

Según consignó El Mercurio de Valparaíso, el gobernador de Quillota, Iván Cisternas, precisó que la detección del virus “ocurrió en los controles habituales de la empresa.

Estos eran pequeños pavitos de engorde que no tenían más de 20 días. El SAG realizó todos los controles y acciones pertinentes para que esta situación no afectara a más aves del lugar”. Y agregó que al ser estos animales de engorde, “no habían sido faenados, por lo cual no hay posibilidad que este virus se haya trasladado al resto de faenas o a la empresa como tal, considerando además que todos los pavos fueron sacrificados”.

El foco, sostuvo el SAG, fue resuelto el pasado miércoles 4 de septiembre, aunque aún no se tendría claridad respecto al origen. Los anterior, significó un sacrificio de 65 mil pavos que estaban en el lugar, junto con determinar el aislamiento de la zona para evitar el contagio con otros grupos avícolas que estuvieran cercanos a la planta de Sopraval.

De hecho, el Servicio precisó, a través de un comunicado publicado el pasado sábado, que “se estableció una zona de restricción de 1 km a la redonda de los galpones afectados, y una zona de vigilancia de 2 km alrededor de la anterior para confirmar la ausencia de esta enfermedad exótica para Chile y mantener la excelente condición sanitaria aviar del país”.

“Este evento no representa riesgo, dado que el consumo de sus carnes y subproductos no reviste ningún peligro de transmisión para el ser humano”. SAG. Dado lo señalado por el sitio web de Avinews, citando información proveniente de la Organización Mundial para la Salud Animal (OIE), a la cual el SAG entregó los antecedentes de la situación, el virus fue descubierto antes de que las aves pasaran al proceso final de engorde -incluso sin que presentaran síntomas- en 13 mil casos, detallando que todas fueron enterradas en el mismo predio.

Desde el punto de vista de salud para las personas, el SAG indicó que “este evento no representa riesgo, dado que el consumo de sus carnes y subproductos no reviste ningún peligro de transmisión para el ser humano”. Y respecto a las exportaciones de carne de ave, el organismo esperaba que el hecho no las afectara, sin embargo, Argentina y Perú decidieron de todas formas tomar medidas de precaución.

”El SAG, la empresa (Sopraval) y el Ministerio de Salud continúan trabajando en forma coordinada con el fin de adoptar todas las medidas necesarias para resguardar la salud humana y animal”, apuntó el comunicado.

 

Categorías: Economía, Ciencia y salud, Chile.