MercoPress, in English

Viernes, 19 de julio de 2019 - 03:33 UTC

 

 

Eclipse solar total: maravilloso espectáculo apreciable en franja de 130kms e Argentina y Chile

Miércoles, 3 de julio de 2019 - 11:23 UTC
 La alineación exacta de Tierra, Sol y Luna ocurrió desde las 16:30 y se prolongó por casi dos horas en una franja de 130kms de ancho que recorrió 11.252kms de oeste a este La alineación exacta de Tierra, Sol y Luna ocurrió desde las 16:30 y se prolongó por casi dos horas en una franja de 130kms de ancho que recorrió 11.252kms de oeste a este
“El último eclipse total que se vio en Argentina fue el 13 de noviembre de 2010, en el Calafate, pero fue muy breve, también en el momento de la puesta del Sol”. “El último eclipse total que se vio en Argentina fue el 13 de noviembre de 2010, en el Calafate, pero fue muy breve, también en el momento de la puesta del Sol”.
“El último eclipse total que se vio en Argentina fue el 13 de noviembre de 2010, en el Calafate, pero fue muy breve, también en el momento de la puesta del Sol”. “El último eclipse total que se vio en Argentina fue el 13 de noviembre de 2010, en el Calafate, pero fue muy breve, también en el momento de la puesta del Sol”.

El fenómeno comenzó a ser visible en Nueva Zelanda y se proyectó completamente en Chile y Argentina, donde con distinta intensidad se pudo apreciar a lo largo de todo el territorio, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires se apreció en un 99% mientras que sus habitantes se tuvieron que desplazar a lugares como Luján, Lobos o Cañuelas para apreciar el fenómeno en su totalidad.

La alineación exacta de la Tierra, el Sol y la Luna ocurrió en Argentina a partir de las 16:30 y se prolongó por casi dos horas en una franja de 130 kilómetros de ancho que recorrió 11.252 kilómetros de Oeste a Este.

“Debido a que el diámetro aparente de la Luna es igual al diámetro aparente del Sol -el Sol es 400 veces más grande que la Luna, pero está 400 veces más lejos- el disco lunar cubre a la estrella por completo”, explicó la investigadora independiente del CONICET en el Instituto de Tecnología en Detección y Astropartículas (ITEDA) Beatriz García.

Y agregó: “El último eclipse total que se vio en Argentina fue el 13 de noviembre de 2010, en el Calafate, pero por un tiempo muy breve, también en el momento de la puesta del Sol”.

La especialista destacó que “un eclipse total de Sol es un evento astronómico impactante, por eso lo importante es que la gente lo viva: los eclipses han maravillado a las personas desde siempre”.

“Ahora bien, no son fenómenos inexplicables, son fenómenos predecibles gracias al desarrollo del conocimiento humano y al descubrimiento de las leyes que gobiernan el Universo. Es bueno que se promueva, para que la gente participe del evento, pero que lo haga cuidando su vista”, instó García.

En Buenos Aires y el área metropolitana el eclipse se observó aproximadamente desde las 17:44 y en parte coincidió con el crepúsculo.

En Argentina el fenómeno se manifestó en su plenitud en varias localidades como Rodeo y Jachal (San Juan), Merlo (San Luis), Villa Dolores, Río Cuarto, y La Carlota (Córdoba), y, en la provincia de Buenos Aires, Pergamino (1m de eclipse total), Junín (2m2s), Lobos y Chivilcoy (2m6s), Luján (58s), Mercedes (1m46s), Cañuelas (1m55s), Dolores (1m) y Ranchos (2m5s).

Otros países de América Latina también disfrutaron de este fenómeno astronómico, entre ellos Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Uruguay, Brasil y Paraguay.

También fue visible en islas del Pacífico como Polinesia, Samoa, Tonga, Islas Cook, Kiribati, Polinesia Francesa y Pitcairn.

A raíz del lugar de observación privilegiado que le tocó a parte de la Argentina se produjo un verdadero boom turístico, con aficionados a la astronomía que llegaron desde muchos lugares del mundo.

San Juan fue una de las sedes más concurridas debido a su estratégica ubicación geográfica para el avistamiento del fenómeno, aunque también hubo gran cantidad de visitantes en la región del Valle de Traslasierra, en la provincia de Córdoba, y el sur de La Rioja.

El próximo eclipse total será el 14 de diciembre de 2020 al mediodía y será visible en la Patagonia, según lo anticipó la investigadora del Conicet.