MercoPress, in English

Sábado, 26 de noviembre de 2022 - 16:11 UTC

 

 

Pena de Lula sube a 12 años, futuro incierto en las elecciones de Brasil

Miércoles, 24 de enero de 2018 - 22:02 UTC
”Estoy extremadamente tranquilo y con la conciencia de que no cometí ningún crimen”, dijo Lula, antes de conocer la decisión frente a miles de seguidores en Sao Paulo. Foto: R Stuckert / IL ”Estoy extremadamente tranquilo y con la conciencia de que no cometí ningún crimen”, dijo Lula, antes de conocer la decisión frente a miles de seguidores en Sao Paulo. Foto: R Stuckert / IL

Por unanimidad, tres jueces de un tribunal de apelaciones de Porto Alegre ratificaron hoy la condena por corrupción y lavado de dinero al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y aumentaron la sentencia inicial a 12 años y un mes de cárcel, poniendo cuesta arriba su vuelta al poder.

 Los magistrados del Tribunal Regional Federal nº 4 (TRF4) de Porto Alegre (sur de Brasil) respaldaron las conclusiones del juez Sergio Moro, autor de la sentencia de primera instancia el año pasado. Su condena era anteriormente de 9 años y medio.

El caso se enmarca en la Operación Lava Jato, que investiga sobre sobornos pagados por constructoras a políticos de todas las tendencias para obtener contratos en la petrolera estatal. En el caso de Lula, fue considerado culpable de haberse beneficiado de un apartamento tríplex entregado por la constructora OAS a cambio de su mediación para obtener contratos en Petrobras.

El aumento de la sentencia se debe al agravante de que Lula, por su posición de máximo mandatario de la República, carga con una “culpabilidad extremamente elevada”, en palabras del relator Joao Gebran Neto, el primero en votar contra él.

Los mercados celebraron la derrota judicial de Lula, ya que se encuentran en auge desde la salida de la recesión económica y por lo tanto temen un retorno de la izquierda al poder. La Bolsa de Sao Paulo ganaba más de 3% pocos minutos antes del cierre.

Porto Alegre amaneció rodeada por las fuerzas de seguridad, ante el temor de enfrentamientos entre los miles de partidarios de Lula presentes en la ciudad y grupos de derecha que piden que el exmandatario sea detenido.

Desafiante y con otros seis procesos abiertos en su contra, Lula –presidente entre 2003-2010– ha prometido dar batalla hasta el final. “Estoy extremadamente tranquilo y con la conciencia de que no cometí ningún crimen”, dijo Lula, antes de conocer la decisión, en la sede del Sindicato Metalúrgico en Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo, donde en los años 70 inició su carrera política al frente de las grandes huelgas contra la dictadura militar (1964-1985).

Lula aún tiene instancias para apelar la decisión del tribunal y aún está a tiempo de llegar a las elecciones de este año, aunque la condena por unanimidad reduce los tiempos de los recursos, que son solo aclaratorios, y no de fondo.

Lula da Silva sigue siendo favorito en las encuestas, seguido por el derechista Bolsonaro.

 

 

“Lula es favorito pero su candidatura es sumamente incierta en este momento. Es una situación dramática para la democracia brasileña”, dijo a la AFP el politólogo Fernando Schüler, del Instituto de Investigación y Educación (Insper) de Sao Paulo.

Categorías: Política, Brasil.