MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 06:29 UTC

 

 

La elección del 2013 que ungió a Maduro, también habría sido fraudulenta

Viernes, 4 de agosto de 2017 - 10:36 UTC
Smartmatic había denunciado una grosera manipulación de sus datos, al detectar una “inyección” a su sistema de alrededor de más de un millón de votos “fantasma” Smartmatic había denunciado una grosera manipulación de sus datos, al detectar una “inyección” a su sistema de alrededor de más de un millón de votos “fantasma”
La mecánica del fraude utilizada consiste en aprovechar las últimas horas de las elecciones para producir votos falsos que son cargados a las urnas electrónicas. La mecánica del fraude utilizada consiste en aprovechar las últimas horas de las elecciones para producir votos falsos que son cargados a las urnas electrónicas.
La avalancha de votantes fue un fenómeno que ya había sido detectado en 2013 cuando el opositor Henrique Capriles iba ganando las elecciones presidenciales La avalancha de votantes fue un fenómeno que ya había sido detectado en 2013 cuando el opositor Henrique Capriles iba ganando las elecciones presidenciales
El resultado fue revertido a favor de Maduro en las últimas dos horas de aquella votación, según un ilegal monitoreo que realizaban los chavistas. El resultado fue revertido a favor de Maduro en las últimas dos horas de aquella votación, según un ilegal monitoreo que realizaban los chavistas.

Emili Blasco, corresponsal en Londres del diario ABC de España, publicó un artículo donde da a entender que hubo fraude en las elecciones presidenciales venezolanas en 2013 cuando Nicolás Maduro derrotó por escaso margen a Henrique Capriles.

 La publicación del periodista español se basa en la denuncia realizada en Londres por Antonio Mugica, consejero delegado de la compañía Smartmatic, la encargada del recuento de votos de todas las elecciones venezolanas desde 2005.

La empresa anglo-venezolana había denunciado una grosera manipulación de sus datos, al detectar una “inyección” a su sistema de alrededor de más de un millón de votos “fantasma” que generó una apreciable diferencia entre lo informado por la empresa y el Consejo Nacional Electoral venezolano.

La mecánica del fraude que posiblemente es utilizada consiste en aprovechar las últimas horas de las elecciones para producir votos falsos que son cargados a las urnas electrónicas.

La avalancha de votantes fue un fenómeno que ya había sido detectado en 2013 cuando el opositor Henrique Capriles iba ganando las elecciones presidenciales pero cuyo resultado fue revertido en las últimas dos horas de aquella votación, según un ilegal monitoreo que realizaban los chavistas.

Smartmatic esta vez se vio obligada, a realizar la denuncia para evitar ser sancionada por el gobierno de los Estados Unidos, con lo que dejaría de operar en varios países donde presta servicio, sin embargo, recibió críticas por la demora en realizar la denuncia, pero Mugica se excusó diciendo que aguardaron la salida del país de los 20 técnicos que pusieron a disposición del sistema electoral venezolano.

En la anterior elección parlamentaria, donde la oposición derrotó al oficialismo, la posibilidad de generar votos inexistentes era igualmente factible de llevar a cabo pero en esa ocasión la abrumadora diferencia a favor de la MUD (movimiento que aglutina a toda la oposición) resultó un muro infranqueable para las posibilidades de un fraude electoral.

El actual gobierno venezolano desmiente totalmente las versiones de la empresa contratada por el extinto Hugo Chávez en 2005 y acusa a los Estados Unidos de estar al frente de una conspiración internacional para derrocar a Nicolás Maduro.

Categorías: Política, Venezuela.