MercoPress, in English

Sábado, 16 de octubre de 2021 - 00:01 UTC

 

 

Temer reitera que su gobierno respeta el derecho de expresión, a pesar de algunos desmanes

Domingo, 30 de abril de 2017 - 11:27 UTC
“Las manifestaciones políticas convocadas para el viernes ocurrieron libremente en todo el país”, aseguró el jefe de Estado en una nota oficial del Palacio de Planalto. “Las manifestaciones políticas convocadas para el viernes ocurrieron libremente en todo el país”, aseguró el jefe de Estado en una nota oficial del Palacio de Planalto.
En Río grupos de “Black Blocks” destruyeron las vidrieras de varias agencias bancarias, causaron destrozos en edificios públicos y prendieron fuego a ómnibus En Río grupos de “Black Blocks” destruyeron las vidrieras de varias agencias bancarias, causaron destrozos en edificios públicos y prendieron fuego a ómnibus

El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó que su gobierno respetó el derecho expresión de los responsables de la huelga que culminó con violentos disturbios entre manifestantes y policías.

 “Las manifestaciones políticas convocadas para el viernes ocurrieron libremente en todo el país”, aseguró el jefe de Estado en una nota oficial divulgada por la noche por el Palacio del Planalto.

“Una vez más hubo la más amplia garantía del derecho de expresión. Desgraciadamente hubo hechos aislados de violencia, como los lamentables incidentes ocurridos en Río de Janeiro”, señaló el mandatario.

En Río de Janeiro grupos de “Black Blocks” destruyeron las vidrieras de varias agencias bancarias, causaron destrozos en edificios públicos y prendieron fuego a ómnibus y vehículos particulares durante la movilización convocada en apoyo a la huelga realizada por las centrales sindicales.

Ante esas acciones violentas la Policía Militarizada respondió con gases lacrimógenos y bombas de “efecto moral” para dispersar a los inconformes.

También hubo incidentes en San Pablo pero estos eventos no alcanzaron la gravedad de los registrados en Río de Janeiro aunque hubo al menos 16 detenidos.

Por otra parte la noche del viernes grupos de manifestantes se dirigieron a la residencia privada de Temer, en el barrio Pinheiros, oeste de San Pablo, donde se desataron enfrentamientos con la policía.

Categorías: Política, Brasil.